Expertos checos descubren genes resistentes a la enfermedad del sueño

26-03-2012

Los científicos checos dieron un paso importante hacia la creación de un nuevo medicamento e incluso a la vacuna contra la enfermedad del sueño. Los expertos identificaron un grupo de genes resistentes al contagio, que podrían impedir el fallo del sistema inmunológico.

Foto: Geoffrey M. Attardo, CC BY 2.5 GenericFoto: Geoffrey M. Attardo, CC BY 2.5 Generic El nuevo descubrimiento de científicos checos podría ayudar a crear un remedio eficaz contra la enfermedad del sueño que en África mata anualmente a 30.000 personas y otras decenas de miles de vacas.

La enfermedad es causada por un parásito perteneciente al género Trypanosoma, transmitido al cuerpo por picaduras de la mosca tse-tse.

Al contagiar con ese protozoo a varias especies de ratones de laboratorio, los expertos averiguaron que algunos animales sobrevivieron más tiempo que otros. Los peritos descubrieron que ese hecho se debe a un grupo especial de genes, capaz de luchar contra el contagio.

Matyáš Šíma, foto: ČTMatyáš Šíma, foto: ČT En caso de dar buenos resultados en tests clínicos, el descubrimiento podría tener una amplia aplicación, resaltó en la Televisión Checa Matyáš Šíma, del Instituto de Química Molecular de la Academia de Ciencias.

“Es posible que hayamos descubierto un mecanismo universal que funcione contra otros parásitos también. Lo cierto es que podría ayudar a la creación de un nuevo remedio e incluso a la vacuna contra la enfermedad del sueño. Hoy día, existen dos remedios contra ese mal. Uno de ellos es muy arriesgado, ya que está basado en el arsénico, que de hecho es un veneno”, indicó.

Al entrar en el cuerpo humano, el parásito se multiplica en los tejidos subcutáneos y la sangre para invadir el sistema nervioso central y los órganos internos. En la segunda fase, causa fiebre y dolores de articulaciones, entre otros síntomas, y posteriormente el cansancio y la alteración del sueño, lo que le dio el nombre a esta enfermedad letal, según dijo la experta Hana Roháčová.

Foto: ČTFoto: ČT “Si la enfermedad no se cura, es letal prácticamente al cien por ciento, aunque la muerte puede producirse tras meses o incluso años”, dijo.

Los biólogos checos actualmente están perfeccionando además un sistema para dejar fuera de servicio los genes vitales del parásito que causa la enfermedad del sueño. Esperan que también ese método ayude a combatir uno de los peores males que azotan la África subsahariana.

26-03-2012