Europa League: un estreno checo sin pompa

18-09-2015

Una victoria, una caída y un empate con sabor a derrota. Hubo de todo en el estreno de los equipos checos en la fase de grupos de la Europa League. El Pilsen ganó, el Liberec cayó, mientras que el Sparta se quejó de que el árbitro le robó el triunfo.

Un Pilsen convincente

Tomáš Hořava, foto: ČTKTomáš Hořava, foto: ČTK El Viktoria Pilsen es el único club checo que cumplió las expectativas en la primera jornada de la fase de grupos de la Europa League.

Los cerveceros superaron de manera convincente por 2-0 a un Dinamo Minsk bielorruso que llegó a Bohemia Occidental pensando solo en la defensa.

David Limberský, foto: ČTKDavid Limberský, foto: ČTK Tomáš Hořava, que abrió el marcador en el minuto 36, expresó la sensación de sus compañeros, o sea que el campeón checo mereció los tres puntos en este partido.

“Merecimos la victoria, aunque al principio nos estábamos buscando un poco. Después ya nos creamos algunas ocasiones y nos ayudó una situación a balón parado entrenada. Cumplimos nuestro deber, si miramos a los demás contrincantes de nuestro grupo. Sacar tres puntos frente al Minsk era obligatorio si queremos avanzar”, resaltó.

Foto: ČTKFoto: ČTKA un cuarto de hora para el fin del partido, Petržela selló la vitoria del Pilsen convirtiendo el club checo en líder del grupo E por delante del Rapid Viena austriaco, que se impuso en casa inesperadamente ante el Villarreal español por 2-1.

Una victoria robada

Foto: ČTKFoto: ČTK Por su parte, el Sparta de Praga fracasó en la búsqueda de los tres puntos en la cancha de un Asteras Tripolis teóricamente más flojo que el subcampeón checo.

Los rojos entraron de manera fatal en la contienda al recibir un gol tempranero en el minuto 2 de la bota de Pablo Mazza, uno de los seis argentinos que militan en el club griego.

Lafata puso tablas en el marcador en el minuto 56, pero eso fue todo por parte de los praguenses.

Zdeněk Ščasný, foto: ČTKZdeněk Ščasný, foto: ČTK El Sparta en Grecia no salió del empate a uno, aunque el entrenador, Zdeněk Ščasný, se quejó de que el árbitro le robó la victoria al anularle dos goles válidos.

“Critico a nuestro jugadores por los errores que cometieron, eso sí. Ya lo hablaré con ellos. Sin embargo, me permito decir que esto es una vergüenza del fútbol. El árbitro lo hizo deliberadamente. No tengo miedo decirlo: desde principios sabía lo que hacía. Nos robó la victoria, porque marcamos dos goles regulares que fueron anulados. En la primera parte no hubo un fuera de juego ni hubo una falta ante el segundo gol nuestro marcado en el segundo tiempo”, subrayó.

A pesar de que las tomas televisivas le dan la razón al entrenador checo, nada cambia el hecho de que sus pupilos se complicaron levemente la situación en el grupo K, en el que el Schalke se impuso cómodamente por 0-3 en la cancha del APOEL Nicosia, de Chipre.

El Liberec no puede con el Braga

Mientras que el Sparta se fue de Grecia con un sabor de injusticia en el paladar, el Liberec no se pudo quejar de nada tras caer por la mínima en casa ante el Braga portugués. El gol decisivo lo marcó Rafa Silva tras una hora de juego. En el segundo partido del grupo F, el Olympique de Marsella goleó por 0-3 al Groningen holandés.

Dentro de quince días, en la segunda jornada de la Europa League, el Pilsen jugará en Villarreal, el Liberec viajará a Marsella, mientras que el Sparta recibirá en casa al APOEL Nicosia.

18-09-2015