Estados Unidos disuade a la RCh de la compra de los aviones Gripen

29-05-2002

Cuatro días antes de la votación clave del Senado checo sobre la adquisición de aviones supersónicos Gripen, Estados Unidos ha publicado su postura al respecto: disuade a la República Checa de su compra.

La República Checa debería ser consciente de sus limitados recursos para la defensa e invertirlos más bien en la reforma de sus Fuerzas Armadas y el cumplimiento de sus compromisos como miembro de la OTAN y tan sólo después adquirir caros sistemas de armamentos. Esto se constata en la declaración facilitada este martes por la Embajada de Estados Unidos en Praga.

El gobierno estadounidense opina que durante la adquisición de los aviones, este país debería escoger la opción más efectiva, aludiendo claramente a la oferta de 24 aviones anticuados F-16 que Bélgica hizo a la República Checa la semana pasada y que Praga rechazó.

El ministro de Defensa checo, Jaroslav Tvrdík, reaccionó a la declaración de la Embajada estadounidense destacando que cada país debe defender sus propios intereses nacionales. "Estados Unidos también promueve sus intereses en la industria armamentística y es lógico que éstos pueden ser distintos de los checos", puntualizó Tvrdík.

Los anticuados aviones F-16 ofrecidos por Bélgica son de producción estadounidense. Y en la licitación sobre la adquisición de los nuevos aviones por el Ejército de la que salió victorioso el consorcio sueco-británico, BAE/Systems, fabricante de los Gripen, participaron también dos empresas estadounidenses, Boeing y Lockheed-Martin.