Especialistas propagan la alimentación sana de los niños con el inicio del año escolar

02-09-2013

El nuevo año escolar en Chequia ha comenzado este lunes. Los especialistas en nutrición exhortan a los padres de los alumnos a dedicar mayor atención a la alimentación de sus hijos también en la escuela. Un reciente estudio reveló que la mitad de los escolares no comen en forma regular, con lo que dañan su salud.

Foto: ČTKFoto: ČTK Con el inicio del nuevo año escolar entraron en las escuelas de enseñanza básica y media este lunes más de un millón 200 mil alumnos, de los que 112.000 inician el primer año de primaria. El número de los nuevos alumnos de primaria es alto este año, superando en 7.000 el del año pasado.

A partir de este año, en el programa de estudios se cuenta con clases de las normas de tráfico, de conocimientos básicos en el sector financiero y de patriotismo, así como con el aprendizaje obligatorio de un segundo idioma extranjero. La importancia del conocimiento de idiomas la destacó el ministro de Educación, Dalibor Štys, en su discurso con motivo del nuevo año escolar.

”Hoy en día los estudiantes tienen amplia posibilidad de visitar otros países y realizar allí prácticas durante sus estudios. El sector educativo ofrece diversas subvenciones para el estudio en el extranjero. Sin embargo, los alumnos y estudiantes las aprovechan poco y el motivo frecuente es que no dominan idiomas extranjeros. Por ello les recomiendo que estudien idiomas y después viajen para conocer más. Con los nuevos conocimientos llegarán a tener además más confianza en sí mismo y sus capacidades”.

Foto: ČTKFoto: ČTK Al comenzar el nuevo año escolar, los especialistas en nutrición recomiendan a los padres de los alumnos que presten atención a cómo se alimentan sus hijos. Un reciente estudio de las costumbres alimenticias de los niños y adolescentes realizado por la agencia SANEP demostró que un 50% por ciento de los menores no respetan las cinco comidas diarias recomendadas por los especialistas y no consumen la comida de media mañana y la merienda. El 47% de los padres indicó en el estudio que sus hijos comen cinco veces al día y el 29% sostuvo que tienen cuatro comidas diarias.

Eliminar la comida de media mañana y la merienda es un gran error. Estas comidas le proporcionan al niño entre el 5% y el 10% del aporte energético-calórico diario. Además, ayudan a mantener la energía del niño y a conservar en su cuerpo el recomendado nivel de azúcar. Los niños no sienten hambre y tienen suficiente energía y capacidad de concentración, indica Karolína Hlavatá.

”Los niños que no comen la segunda comida del día y la meriendan se exponen al peligro de tener sobrepeso. La obesidad no necesariamente llega de inmediato, pero si uno no come en forma regular y por la tarde compensa la comida por ejemplo con alimentos que ofrecen los centros de comidas rápidas como hamburguesas, papas fritas, etc., puede estar seguro de que terminará con sobrepeso u obesidad”.

Los niños que no se alimentan bien pueden sentirse cansados frecuentemente, concentrarse peor y tener por ello malos resultados en la escuela. Según el estudio, una cuarta parte de los escolares no merienda, a pesar de que los padres les preparan la comida.

El especialista en nutrición, Petr Havlíček insiste en que las malas costumbres alimenticias de los niños se deben a sus padres especialmente.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”Un gran número de adultos tienen malas costumbres alimenticias. Si los padres comen sólo tres veces al día y a veces menos todavía, diciendo que no les da tiempo por el trabajo que tienen, van adaptando a esa mala costumbre poco a poco a sus hijos, sin quererlo. Si un niño ve que su mamá y papá comen dos veces al día, adquirirá esa costumbre y nunca le atribuirá importancia a las cinco comidas diarias regulares para el buen funcionamiento del organismo humano”.

El estudio demostró asimismo que a uno de cada diez niños los padres no les preparan la comida de la media mañana y la merienda, sino que les dan dinero para que se compren algo ellos mismos. Se demuestra así que muchos padres ni siquiera tienen noción alguna de lo que comen sus hijos durante el día.

02-09-2013