Escultura de Havel decora el café Slávia, en Praga

04-08-2011

Una escultura del ex presidente checo, Václav Havel, decora desde este miércoles el café Slávia, en Praga, popular lugar de encuentro de artistas, escritores, cineastas y otros representantes del sector cultural. La estatua tiene una interesante historia.

Barbora Daušová con su escultura de Havel, foto: ČTKBarbora Daušová con su escultura de Havel, foto: ČTK El café Slávia, situado en la calle Národní, en Praga, a orillas del río Moldava, ofrece una hermosa vista panorámica del Castillo de Praga. Desde hace decenios fue lugar de inspiración para los artistas. Al Slávia venía también Václav Havel en los tiempos de su carrera literaria, así como cuando se decidió por la política.

Últimamente Havel dejó de ir a esa cafetería, pero aún así sigue estando presente. En el local fue instalada una estatua de tamaño real de Václav Havel, obra de Barbora Daušová, estudiante de escultura de la Universidad de Bohemia Occidental. Según explicó Daušová, se trata de su trabajo de graduación.

”Mi idea fue crear una estatua de tamaño real y la única persona que se me ocurrió fue Václav Havel, pues le tengo un gran aprecio. No como político, sino como escritor y ciudadano. Busqué inspiración en el documental ‘Ciudadano Havel’ y, además, comencé con este trabajo cuando se cumplía justamente el 20 aniversario de la Revolución de Terciopelo, de la que Havel fue protagonista”.

Barbora Daušová con su escultura de Havel, foto: ČTKBarbora Daušová con su escultura de Havel, foto: ČTK La escultura de Havel lleva una vestimenta informal con una chaqueta sobre el hombro y en una de sus manos tiene los textos de una de sus obras. La estatua fue hecha de resina y pintada de color blanco lo que, según Barbora Daušová, evoca el trabajo literario de Havel.

”La política es algo que no me interesa mucho a pesar de que soy de la generación que creció con la Revolución de Terciopelo y para la cual el presidente Havel fue y sigue siendo un ejemplo. Pero a Havel también se le conoce y aprecia en Chequia y en el mundo como escritor, por lo que decidí plasmar ese aspecto, mostrarlo como a una persona sonriente, informal, con una chaqueta sobre su hombro”.

Daušová nunca tuvo la oportunidad de encontrarse personalmente con Havel, pero obtuvo de él el permiso para realizar la obra. La escultura ganó el año pasado la medalla de oro en el festival Pilsner Fest, en Pilsen, en la que los ciudadanos envían sus votos por Internet. Posteriormente fue instalada junto a la fábrica de cerveza de Pilsen y pocos días después desapareció, según cuenta Daušová.

Foto: ČTKFoto: ČTK ”Desapareció, pero después de una semana aproximadamente volvió a reaparecer. Un desconocido anunció a la Policía que la escultura se encuentra en las afueras de Pilsen, junto a la autopista en dirección a Praga. Y realmente los policías la recuperaron allí. La estatua llevaba en su cuello un cartel que decía: Havel al Castillo de Praga”.

Este fue un lema en los tiempos de la Revolución de Terciopelo, con el que la ciudadanía demandaba la elección de Václav Havel como presidente de la República. El que quiera conocer a Havel como ciudadano y escritor, puede visitar el café Slávia, en Praga, donde hasta finales de septiembre estará expuesta su estatua, obra de la estudiante Barbora Daušová.

04-08-2011