Entra en funcionamiento la discutida Central Nacional contra el Crimen Organizado

01-08-2016

La tan discutida Central Nacional contra el Crimen Organizado entró en funcionamiento en Chequia este lunes. Con este paso comenzó la planificada reorganización de la Policía, que supuso en primer lugar la fusión de dos importantes cuerpos policiales, medida que provocó serias disputas dentro de la coalición gubernamental.

Tomáš Tuhý, foto: Filip Jandourek, ČRoTomáš Tuhý, foto: Filip Jandourek, ČRo Unos 900 policías más otros 100 empleados civiles iniciaron su trabajo este lunes en el nuevo Centro Nacional contra el Crimen Organizado. La Central tiene cuatro secciones, una que se encarga de casos de criminalidad económica, otra centrada en la lucha contra el crimen organizado, la tercera combatirá el crimen cibernético y la cuarta fue encargada de la lucha contra el terrorismo. Se prevé además que a partir de enero reinicie su funcionamiento la Policía Financiera.

El presidente de la Policía, Tomáš Tuhý, y el ministro del Interior, Milan Chovanec, indicaron que la reforma de la Policía se estaba preparando desde hacía varios años y que la fusión de la Policía Anticorrupción y la Policía Antimafia en un solo Centro Nacional es el primer cambio al que se procede. Milan Chovanec había insistido ya en junio en que se trataba de un cambio muy necesario.

Milan Chovanec, foto:  Filip Jandourek, ČRoMilan Chovanec, foto: Filip Jandourek, ČRo “El proceso de reorganización supuso que al comienzo se fusionarían dos secciones, la de Anticorrupción y de Antimafia, para poder ser consolidadas y coordinadas sus actividades. El motivo principal es que la dirección de la Policía quiere tener una mejor visión de su labor, ya que en el pasado esas dos secciones no siempre habían cumplido su trabajo de acuerdo a las estipulaciones de la dirección de la Policía”.

Chovanec agregó que la transformación de la Policía continuará a lo largo de varios años, hasta 2020 aproximadamente, cuando está previsto el inicio del funcionamiento de una nueva Oficina Nacional contra el Crimen. El ministro aseguró que los diferentes pasos serán coordinados con las Fiscalías, los especialistas en el tema de seguridad, así con los propios policías, a fin de que sean lo más efectivos.

La reforma de la Policía es un tema muy discutido dentro de la sociedad. Sus críticos objetan por ejemplo, que la nueva Central Nacional contra el Crimen Organizado no será lo suficientemente efectiva por ser un cuerpo demasiado grande. Además, y justamente también en vista de su extensión, hay peligro supuestamente de la fuga de información sobre casos más importantes.

Andrej Babiš, foto: ČT24Andrej Babiš, foto: ČT24 Los cambios ocasionaron serias discrepancias dentro de la propia coalición gubernamental, y el movimiento ANO había amenazado con abandonar el Gobierno. El líder del movimiento y ministro de Finanzas, Andrej Babiš, indicó que la fusión de dos cuerpos policiales de élite obstaculizará la investigación de casos de corrupción.

”Los cambios abarcan al comienzo dos unidades que hasta el presente funcionaban relativamente bien gracias a que competían entre sí. Eso era muy efectivo. En mi opinión, su actual fusión puede llevar a paralizar totalmente la investigación de problemas de corrupción en nuestro país”.

Miloš Zeman, foto: Khalil Baalbaki, ČRoMiloš Zeman, foto: Khalil Baalbaki, ČRo A los críticos de la reforma se sumó este domingo el presidente de la República, Miloš Zeman, quien en entrevista para el matutino Blesk recalcó que la reforma debió haber sido consultada previamente con las Fiscalías.

”El error fundamental de los cuerpos policiales considerados de élite fue que no hacían nada o casi nada, o sea, los casos no los llevaban a un final. Sé que son palabras muy duras, pero así es. Una crítica semejante la he planteado al jefe de la Policía, Tomáš Tuhý, a quien le dije que la reorganización de la Policía no estaba bien preparada, ya que en el proyecto no fueron incluidas las observaciones de las Fiscalías”.

Robert Šlachta, foto: ČTKRobert Šlachta, foto: ČTK Las últimas modificaciones del proyecto de la reforma eran acordadas todavía el viernes por la tarde, según informaciones de fuentes fidedignas.

A modo de desacuerdo con la reforma policial abandonaron las filas de la Policía seis detectives de élite, entre ellos el ex jefe de la Unidad contra el Crimen Organizado, Robert Šlachta.

La presidencia de la Policía cuenta con someter en noviembre a un detallado análisis los resultados del trabajo del nuevo Centro Nacional contra el Crimen Organizado durante las primeras semanas de su labor. Entonces deberían conocerse asimismo los resultados de un estudio sobre el eventual aporte de la reforma policial, iniciado este verano por una comisión parlamentaria.

01-08-2016