Enfrentado a críticas ministro checo quiere financiar monumento a víctimas gitanas

05-09-2016

El ministro de Finanzas, Andrej Babiš, enfrenta una ola de críticas por sus expresiones escandalosas respecto al campo de concentración para gitanos en Lety, Bohemia del Sur. Algunos políticos quieren incluir el tema en la sesión del Gobierno, la oposición insiste en debatirlo en la Cámara Baja.

Andrej Babiš, foto: ČTKAndrej Babiš, foto: ČTK En medio de la campaña para las elecciones regionales y senatoriales de octubre próximo, el líder del movimiento ANO y ministro de Finanzas, Andrej Babiš, visitó la semana pasada la zona de Šluknov, al norte de Bohemia, habitada por una cuantiosa comunidad gitana. Según informaciones del servidor Aktuálně.cz, durante un encuentro con los ciudadanos, Babiš calificó de mentira la existencia en Lety de un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial, e insistió en que se trató de un campo de trabajos forzados al que eran enviados gitanos que no querían trabajar. Sus palabras provocaron una ola de críticas y la oposición le acusó de respaldar la política nazi de exterminio masivo.

El primer ministro, Bohuslav Sobotka, destacó que las palabras de Babiš son inadmisibles y que el político debe distanciarse de ellas y disculparse, mientras que el ministro para los Derechos Humanos, Jiří Dienstbier, fue más duro e indicó que Andrej Babiš debería abandonar el Gobierno.

Jiří Dienstbier, foto: Filip JandourekJiří Dienstbier, foto: Filip Jandourek ”Si hubiera aquí una cultura política suficientemente fuerte, un político que pronunciara semejantes declaraciones no aguantaría en su cargo ni una sola hora. Es un asunto chocante, poner en duda la existencia del Holocausto gitano es inadmisible. Además, al parecer Andrej Babiš visitó por primera vez una zona de exclusión social y le impactó. Para mí es un tema cotidiano y buscamos solución a los problemas”.

Enfrentado a esa situación, Andrej Babiš, insistió en que sus palabras fueron sacadas de contexto y que no quiso ofender a nadie.

”Fue una manipulación y mis palabras fueron sacadas de contexto. Me reuní con los ciudadanos y luego seguimos debatiendo en la calle y, al parecer, no utilicé palabras adecuadas. Pero rechazo críticas de personas que están en la política decenas de años y hasta el presente no solucionaron los problemas de las zonas de exclusión social, aunque prometieron un montón de cosas. Por otra parte, condeno el Holocausto, y condeno también los campos de concentración”.

Babiš sostuvo asimismo que el tema del antiguo campo de concentración nazi de Lety lo debatió con el ministro de Cultura, Daniel Herman, y que prometió conseguir finanzas para la edificación en el lugar de un monumento a los gitanos internados allí. A la vez destacó que la actual ola de críticas tiene como fin desacreditar al movimiento ANO de cara a las elecciones regionales y senatoriales.

El campo de Lety surgió originalmente como un centro de trabajos forzados, pero durante la Segunda Guerra Mundial sirvió para el internamiento de los gitanos, a los que los nazis menospreciaban al igual que a los judíos. Por Lety pasaron más de 1.300 miembros de esta etnia. Así también, los gitanos de Lety eran enviados al campo de exterminio masivo de Auschwitz, donde hallaron su muerte centenares de ellos. Otros murieron a causa de las duras condiciones de vida y trabajo directamente en Lety. En los años setenta fue edificada allí una granja de porcinos que, a pesar de los empeños de varios políticos por su eliminación, existe hasta el presente.

En agosto pasado, el ministro de Cultura, Daniel Herman, prometió en entrevista a la Radiodifusión Checa que la granja de cerdos de Lety sería eliminada del área del ex campo de concentración para gitanos todavía durante el período de funciones del actual Gobierno.

05-09-2016