En los puentes de Chequia se corre peligro

09-01-2019

Centenares de puentes en la República Checa están en mal estado técnico, decenas corren un latente peligro de averiarse o derrumbarse.

Foto:  ČTK/Václav PancerFoto: ČTK/Václav Pancer Millones de euros se destinan anualmente en Chequia a las reparaciones de carreteras y el mantenimiento de las infraestructuras de tránsito en general, incluidos los puentes. Sin embargo, un reciente estudio del estado técnico de los puentes reveló que unos 2500 se encuentran en mal o incluso muy mal estado, como indicara Michal Drahorát, especialista en mantenimiento de este tipo de obras.

Puente de las Legiones, foto: CzechTourismPuente de las Legiones, foto: CzechTourism ”Se muestra que los problemas con las infraestructuras de transportes no son aislados, se enfrentan a ellos en países de todo el mundo. Naturalmente, a nosotros nos preocupa en especial la situación en Europa. Puedo decir que el sistema local de controles del estado de los puentes es muy avanzado, incluso en comparación con los países más desarrollados de Europa. Pero es casi imposible prevenir una avería inesperada de un puente. No todos los daños en la construcción se descubren con facilidad. Lo importante es que apliquemos las mejores formas para prevenir las averías o derrumbe de puentes”.

A un riguroso control del estado técnico de todos los puentes en el país se procedió tras la tragedia de una de estas obras de construcción en Génova, Italia, y el derrumbe de una pasarela en Praga, el año pasado.

El puente de  las Legiones, foto: Petr Vilgus, CC BY-SA 2.5El puente de las Legiones, foto: Petr Vilgus, CC BY-SA 2.5 La mayoría de los puentes en mal estado se encuentran en las carreteras de segunda y tercera categoría donde hay más de 12 500 puentes, de los que 2700 requieren reparaciones urgentes y más de 60 amenazan con derrumbarse. Se encuentran sobre todo en las regiones de Bohemia Central, Moravia del Sur y Olomouc.

Para este año están previstas también reparaciones de varios puentes en Praga, tanto de los que comunican las dos márgenes del río Moldava, como los que están situados en otras partes de la capital checa, como indica Adam Scheinherr, concejal del Ayuntamiento de Praga.

“Tenemos hecha la diagnosis técnica del puente de Libeñ y seguimos trabajando en el de Hlávka, Palacký, y el de las Legiones. Posteriormente centraremos nuestra atención en el de Barrandov, para determinar la amplitud de las reparaciones necesarias. En vista de que el coste de las reparaciones crece todos los años, en 2019 podemos realizar la primera fase de reparaciones de puente de Libeñ e iniciaremos la construcción de un nuevo puente peatonal en Troja, que será terminado en primavera del próximo año. Eso es lo que podemos hacer de inmediato. Además, los procesos de aprobación de las obras de construcción llevan algún tiempo”.

El destrozado puente de Troja, foto: Štěpánka BudkováEl destrozado puente de Troja, foto: Štěpánka Budková Mientras que hace unos cinco años el coste anual de las reparaciones llegaba a poco más de 35 millones de euros, en los últimos dos años superó 40 millones de euros.

El reciente estudio del estado de los puentes en Chequia reveló que en Praga y la región de Karlovy Vary el 95% de estas obras se encuentra en estado aceptable, o sea que no requieren una remodelación inmediata. En cambio en la región de Ústí, en Bohemia noroccidental se procederá a la reconstrucción de 54 puentes este año, el mayor número a nivel nacional.

09-01-2019