En la República Checa finaliza el año escolar

28-06-2002

Para los escolares checos este viernes es un día de fiesta. Finalizó el año escolar y comienzan las vacaciones de verano que durarán dos meses.

Por última vez en este año escolar los colegiales checos acudieron a sus aulas, donde los maestros les entregaron la hoja de calificaciones. Para algunos alumnos éstas fueron motivo de alegría, a otros les causaron preocupación por lo que dirán los padres al ver notas que a veces dejan mucho que desear.

Los psicólogos checos recomiendan en estos días a los padres de los escolares a tomar las cosas con calma y no atemorizar demasiado a sus hijos, exigiendo de ellos resultados que para algunos pueden ser difíciles de alcanzar. Los especialistas sostienen que el temor ante la reacción de los padres por malas notas, en algunos escolares puede llevar a procederes inadecuados y en el peor de los casos incluso a intentos de suicidio. Los adultos deberían consolar y motivar a los escolares y no atemorizarlos, insisten los psicólogos.

En todo caso, el fin del año escolar no debería ser motivo de preocupaciones sino de alegrías, porque para los colegiales comienzan las esperadas vacaciones de verano. "¿A dónde vais? Yo viajo este año con mis padres al mar y luego iré a un campamento juvenil de verano. Y yo permaneceré todo el verano en el campo, en la casa de mis abuelos, donde lo paso siempre estupendamente", comentaban dos estudiantes checos al despedirse este viernes de sus colegas.

La prensa del país reaccionó al inicio de las vacaciones escolares, invitando a los lectores a un sinnúmero de centros veraniegos tanto en el país como en el extranjero. Su oferta está acompañada de informaciones detalladas sobre la mejor comunicación con los lugares de destino y otras recomendaciones que puedan resultar útiles a los turistas. Así, pues, ¡vivan las vacaciones!

28-06-2002