En Chequia desaparecen autos robados de toda Europa

18-09-2012

La República Checa es un agujero negro para los coches robados por toda Europa. La Interpol y Bruselas critican que cada año miles de vehículos sospechosos traídos desde el extranjero reciben con facilidad documentación y matrículas checas, perdiéndoseles la pista.

Foto: ČT24Foto: ČT24 El Gobierno checo quiere que el país deje de ser el lugar preferido por las mafias para ‘blanquear’ los coches que roba en el extranjero, sobre todo en países limítrofes de la República Checa como Alemania y Austria.

Después, estos grupos organizados, procedentes básicamente de países de la antigua Unión Soviética, Polonia, Eslovaquia y los Balcanes, se lo entregan a sus compradores en el Este de Europa.

La Interpol alertó a Chequia de un total de casi 4.300 casos sospechosos solo en los primeros seis meses de este año. La Policía descubrió inmediatamente que en 949 de ellos la documentación aportada era falsa, robada o tenía datos cambiados. Las regiones donde más irregularidades se produjeron fueron precisamente las de Ústí nad Labem y Bohemia del Sur, limítrofes con Alemania.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea De los 949 autos robados descubiertos, la Policía solo ha podido recuperar 52. Las esperanzas de volver a ver su vehículo después de haber sufrido el robo son muy pocas por lo general. Según Marcela Kubešová, de la Asociación Checa de Aseguradoras, vale la pena invertir en dispositivos de seguridad.

“La probabilidad de ser robado baja si hay un dispositivo de seguridad visible desde el exterior. Aunque no es algo que te salve, desde luego, pero en algunos casos, el ladrón al verlo simplemente pasa de largo y busca otro vehículo”.

Los documentos falsificados no eran de gran calidad, bastaba una lupa o una luz ultravioleta para descubrir la trampa. Se calcula que en solo medio año se legalizaron autos robados que suman un valor de más de 14 millones de euros. Aunque también existen sospechas de que la cifra sea mucho mayor.

Las marcas que mayor interés despiertan en estos grupos organizados son Škoda, BMW, Volkswagen y Ford. En Austria además se robaron bastantes Peugeot y camiones Schwarzmüller.

Desde 2001, se piensa que en la República Checa se podrían haber legalizado alrededor de 15.000 vehículos robados en el extranjero.

Este año, con la introducción del nuevo registro de vehículos, que meses después de su implantación este verano, sigue dando problemas, los traficantes de vehículos lo han tenido algo más fácil. El nuevo registro no fue capaz durante semanas de conectarse con el registro policial de autos robados, por lo que las mafias no se encontraban con obstáculo alguno.

18-09-2012