En Chequia baja el número de niños que beben alcohol

El consumo de alcohol por los menores de edad está bajando. Lo indican los resultados de un estudio de la Universidad Palacký en Olomouc.

El alcohol está dejando de ser interesante para los jóvenes en Chequia. Según los datos de una investigación de la Universidad Palacký en Olomouc, cada vez menos checos menores de edad beben alcohol.

Ladislav Csémy, foto: Instituto Nacional de Salud MentalLadislav Csémy, foto: Instituto Nacional de Salud Mental El estudio ha registrado otras tendencias, por ejemplo que en lugar de beber alcohol, los niños pasan más tiempo en las redes sociales. Según los especialistas también está subiendo la edad a la que los jóvenes se emborrachan por primera vez.

Los niños son más propensos a dejar el alcohol que las niñas, dice el psicólogo Ladislav Csémy del Instituto Nacional de Salud Mental.

“Los chicos siguen bebiendo más que las chicas, pero los dos grupos se están igualando. Es decir, la disminución en el consumo de alcohol está siendo más abrupta entre los chicos”.

Según Csémy, la disminución se debe principalmente a que hoy en día los jóvenes pasan más tiempo en las redes sociales. Para ellos es una forma más atractiva de pasar el tiempo libre.

“Las chicas pasan más tiempo en las redes sociales que los chicos. Los chicos suelen a jugar juegos en el ordenador, eso sigue siendo un dominio masculino”.

Según el Estudio Internacional de Salud y Juventud (HBSC) de los años 2002-2014, cerca del 30% de las niñas y el 40% de los niños de los 15 bebían alcohol al menos una vez a la semana. En 2014, las estadísticas bajaron al 14% para las niñas y al 20% para los niños de la misma edad.

Los datos actuales muestran que el número de jóvenes que beben alcohol sigue bajando, destaca el autor del estudio de la Universidad Palacký, Michal Kalman.

“Estos días la legislación se observa de una manera más estricta. El consumo de productos de tabaco está disminuyendo, igual que el consumo de bebidas alcohólicas”.

Jarmila Vedralová, foto: ČRo / YouTubeJarmila Vedralová, foto: ČRo / YouTube Según Kalman, la sociedad checa ya no es tan benevolente con el consumo de alcohol por niños. Está siguiendo la tendencia europea que trata de reducir la producción y el consumo de bebidas alcohólicas.

Sin embargo, en comparación con los países europeos el número de niños checos que beben alcohol sigue siendo muy alto. La coordinadora nacional contra las drogas, Jarmila Vedralová, lo atribuye al hecho de que el alcohol sea fácilmente accesible.

“Es necesario restringir el acceso a las bebidas alcohólicas, en cuanto a los precios como a la disponibilidad. Comparado con otros países de Europa, el alcohol en Chequia sigue siendo muy barato”.

Entre otros factores está la publicidad positiva de las bebidas alcohólicas.

Vedralová planea integrar un plan para la restricción de alcohol en Chequia. La propuesta será pasada al Ministerio de Finanzas dentro de unas semanas.