Empresas para el cuidado de niños, un negocio en auge en Chequia

07-08-2019

Durante el periodo veraniego, muchas familias no tienen dónde dejar a sus hijos cuando están trabajando, es por ello que las empresas dedicadas al cuidado de niños están experimentando un gran crecimiento en Chequia.

Foto: Aline Dassel, PixabayFoto: Aline Dassel, Pixabay Para solventar los problemas de las familias que por motivos laborales no pueden cuidar de sus hijos todos los días, en la República Checa han surgido numerosas empresas especializadas en estas tareas.

Un ejemplo de ello es la agencia Abuela Cuidadora (Hlídací Babička), donde mujeres, normalmente jubiladas, encuentran una manera de mantenerse activas al mismo que consiguen unos ingresos extra.

Esta agencia, que en este momento tiene unas 50 cuidadoras, ofrece numerosos servicios. Por ejemplo, dispone del llamado régimen SOS, cuando las familias necesitan a alguien en las próximas horas por un imprevisto. En este caso sale solamente un poco más caro de lo habitual, como explica la fundadora de Abuela Cuidadora, Tereza Ráliš.

“Durante las vacaciones hay familias que necesitan que cuiden a sus hijos porque no tienen abuelos, o porque los abuelos viven lejos. Nosotros les cobramos 6 euros la hora para cuidar al niño si es de forma puntual, o 5.50 euros si es para un cuidado regular. No cobramos ningún suplemento por un segundo niño”.

Asimismo, las niñeras también llevan o recogen a los niños de la escuela en muchas ocasiones.

Según los requisitos que exijan los padres, el precio de estas compañías puede aumentar. En otros casos, los padres son extranjeros o quieren que su hijo aprenda un nuevo idioma, por lo que buscan a una persona que haga de canguro que tenga la capacidad de comunicarse con el niño en una lengua específica.

Foto: Aline Dassel, PixabayFoto: Aline Dassel, Pixabay Como cuenta para la Radio Checa Michaela Vorlíčková, dueña de la agencia Girasol (Slunečnice), ese servicio en concreto es más caro y el precio por hora suele ser como mínimo de 8.5 euros.

“Ahora se multiplican las ofertas por niñeras que hablen inglés, o incluso que sean hablantes nativas. En ese caso es como pagar a una profesora de idiomas y el precio crece, puede subir hasta el doble”.

También es más caro si la niñera debe trabajar de noche o si se ve obligada a desplazarse una larga distancia para llegar al lugar donde los padres piden que cuide a su hijo.

Estas empresas suelen ser una gran forma de ganar un dinero extra también para jóvenes universitarios, que pueden dedicarse a esta actividad como un trabajo a tiempo parcial.

El crecimiento de este negocio no solo se manifiesta en las agencias enfocadas al cuidado de niños, sino que es algo que está experimentando el mundo de los cuidados en general. Muchas de estas agencias ofrecen al mismo tiempo la posibilidad de cuidar animales, pasear perros, pasar tiempo con personas mayores e incluso cuidados de carácter sanitario.

07-08-2019