Elecciones 2002

15-06-2002

Estimados oyentes les invitamos a la escucha de un programa especial de la Redacción Iberoamericana de Radio Praga con motivo de las elecciones parlamentarias de la República Checa. Les acompañaremos Ivana Vonderková, Federico Picado y Elena Horalková, quienes les informaremos sobre los momentos más importantes de los comicios parlamentarios checos.

El Partido Socialdemócrata venció en los comicios legislativos checos. Al cierre de esta edición los sociademócratas disponían del 30,2 por ciento de los votos. El segundo lugar correspondió al Partido Cívico Democrático,con el 24,2 por ciento y sorpresivamente el tercer lugar correspondió a los comunistas con un 18,6 por ciento, mientras que a la Coalición le tocó el 14,2 por ciento de los votos. Con una participación de menos del 58 por ciento de los electores.

Tras conocer los resultados preliminares nos trasladamos al "cuartel general" del Partido Socialdemócrata, donde en un ambiente de alegría y entusiasmo recogimos las declaraciones del líder socialdemócrata, Vladimir Spidla.

"Se trata de los resultados esperados. A mi juicio lo más importante y beneficioso para nosotros es que hemos logrado ser realmente transparentes, a diferencia del Partido Cívico Democrático que no ha sido capaz de identificarse de manera clara, ni políticamente ni en lo referente a su programa. Pero, lo decisivo, claro está, serán los resultados finales". El líder del Partido Socialdemócrata, Vladimir Spidla, adelantó que está a favor de un eventual acuerdo con las agrupaciones de la Coalición, integrada por los democristianos y por la Unión de la Libertad. No obstante, el líder Vladimir Spidla descartó categóricamente cualquier unión o coalición con los comunistas.

En vista de su fracaso electoral y en caso de querer entrar en el nuevo Gobierno checo, ¿qué pretende ofrecer el Partido Cívico Democrático a la Socialdemocracia? Esa fue la pregunta que le hicieron los medios de comunicación al presidente del Partido Cívico Democrático, Václav Klaus después de confirmarse el triunfo de los socialdemócratas.

"Nosotros ahora no pensamos ofrecer nada. Yo creo que en estas elecciones los sufragantes nos enviaron un claro mensaje de que desean orientarse a la izquierda. Aunque para nosotros y para mí, personalmente, los resultados de los comicios significan de un fracaso evidente, en estos momentos aprovecho la ocasión para agradecer a más de un millón de votantes que entregaron su voto al Partido Cívico Democrático. Es un fracaso, eso sí, pero, lamentablemente no sólo de nosotros, sino también de toda la derecha. Quedó demostrado que algunas formaciones políticas en este país lucharon con tanta vehemencia contra el Partido Cívico Democrático y tanto deseaban lanzarlo a un precipicio que al final, lamentablemente, también ellas cayeron en ese precipicio junto con nuestro partido. Considero que ese resultado es muy infeliz para todos nosotros y nos compromete a hacer algo nuevo a adoptar pasos que nos ayudarían a alcanzar resultados mejores en las próximas elecciones".

Tras estas elecciones surgirá una nueva Cámara de diputados con doscientos escaños repartidos entre las diferentes formaciones que superaron el cinco por ciento indispensable para acceder a la Cámara. La agrupación con más votos obtendrá, por ende, el mayor número de escaños. El presidente de la república debería pedir la formación del nuevo gobierno al líder del partido vencedor.

En caso de que esa persona no logre presentar un Gabinete aceptable para la nueva Cámara, el presidente encargaría al líder de la segunda formación, lo que significa que todavía se espera un arduo proceso de negociaciones entre las agrupaciones políticas.

El politólogo Tomás Lebeda, adelantó que los resultados preliminares suelen diferir muy poco de los definitivos, y que se ha tratado de un claro triunfo de la izquierda, pero que desde este momento se abre el espacio para las negociaciones sobre el futuro gobierno de coalición y los eventuales pactos entre las diferentes formaciones.

"Bueno, considero que estas elecciones son una clara victoria de la izquierda. En base a los resultados que tenemeos a disposición la izquierda tendría más de 100 esca?os en el Parlamento, pero para muchos esa unión resulta impensable. Se ofrecen diversas variantes de futuras coaliciones, pero la coalición de las agrupaciones de izquierda, en vista de la situación general actual en el país, es improbable."

 

Para los comunistas las cosas han salido mejor de lo que esperaban, porque en las elecciones anteriores habían logrado un 11 por ciento. Miroslav Grebenicek, el líder del Partido Comunista de Bohemia y Moravia no ocultó su satisfacción por lo logrado.

"Nuestro método es el diálogo con todas las agrupaciones democráticas. Por ello no excluyo la posibilidad de que, en caso de que los socialdemócratas nos dieran un impulso para mantener un encuentro laboral, lo aceptaría. Pero en el a?o 1998 el ganador de los comicios, que también fue el Partido Socialdemócrata encabezado por Milo? Zeman, deliberó con los comunistas. Además, me alegra que haya perdido la derecha. Es muy significativo que la mayoría de los electores se inclinara por la izquierda".

Por su parte, la presidenta de la Unión de la Libertad, Hana Marvanová, reconoció que estos comicios habían significado un duro golpe para su agrupación.

"En caso de que los resultados finales coincidan con lo que hemos visto hasta el momento, tendría que reconocer una dura derrota. Por otro lado, opino que el éxito de los comunistas se debe a los permanentes problemas que registran los partidos de derecha. Quisiera destacar que doce a?os después de los cambios democráticos el Partido Comunista no se reformó, permanece igual que antes, o sea, totalitario. Debería prohibirsele para así crear espacio para otros partidos, aunque también sean de izquierda. Ningún partido político debe cooperar con los comunistas."

 

En estas elecciones entró en juego un nuevo elemento: por primera vez pudieron participar también los ciudadanos checos residentes en el exterior, concretamente en 90 países, y los ciudadanos que se encuentran en el extranjero temporalmente. Un amplio interés por la participación en los comicios registró el colegio electoral en el consulado checo en París. A pesar de que en los comicios se habían inscrito 157 sufragantes, ya el primer día de los comicios llegaron a votar más de 200 personas.

En Estados Unidos, por su parte, fueron relativamente pocos los checos que asistieron a los colegios electorales en las representaciones diplomáticas checas en Washington, Nueva York y Los Angeles. En Washington, por ejemplo, entregaron su voto sólo algo más de un centenar de personas. Semejante fue la situación en las otras dos ciudades estadounidenses.

La mayoría de los checos residentes en Rusia acudieron a las urnas en Moscú, San Petersburgo y Ekaterinburgo el primer día de los comicios, el viernes.

Mientras tanto, el presidente de Eslovaquia, Rudolf Schuster, expresó la convicción de que los resultados de las elecciones parlamentarias en la República Checa no tendrán mayor influencia en las relaciones entre Praga y Bratislava. Schuster afirmó que las actuales elecciones parlamentarias en la República Checa son un asunto interno de ese país, agregando que no le teme al futuro en lo que respecta a las relaciones entre los dos países.

La campaña electoral y la votación transcurrieron de manera tranquila y sin disturbios, todo de acuerdo a lo establecido por la ley. Estimados oyentes les invitamos a seguir con Radio Praga la evolución de los comicios parlamentarios en la República Checa.

15-06-2002