El Viernes Santo no será día festivo

07-02-2007

La Cámara Baja rechazó incluir el Viernes Santo entre los días festivos. Los checos no tendrán un día libre más.

La propuesta de proclamar el Viernes Santo como día festivo no fue debatida por los legisladores por primera vez. El Senado presentó la correspondiente enmienda ya en varias ocasiones. Hasta el momento sin éxito.

La propuesta senatorial provocó este martes debates acalorados en la Cámara Baja, debido a que los autores de la enmienda propusieron excluir simultáneamente el Día Internacional de la Mujer de la lista de días importantes.

Precisamente esta parte de la enmienda se convirtió en la manzana de la discordia entre los partidos parlamentarios de la izquierda y la derecha. Los diputados comunistas, apoyados por los socialdemócratas, provocaron una acalorada discusión sobre el tema del Día Internacional de la Mujer.

Al final, la enmienda senatorial fue rechazada por la Cámara Baja, hecho que decepcionó a uno de sus promotores, el senador Martin Mejstrík.

"Lo lamento. Fue erróneo vincular la propuesta de incluir el Viernes Santo entre los días festivos con la exclusión del Día Internacional de la Mujer de la lista de días importantes. Sin embargo, no pierdo la esperanza y estoy dispuesto a presentar nuevamente la enmienda".

Martin Mejstrík no está de acuerdo con las voces que le acusan de ser el causante de la no aprobación de la enmienda por su constante crítica de los comunistas que, según él, no pueden ser considerados socios y demócratas. "Llegará el día en que los comunistas no formarán parte del Parlamento checo", afirmó Martin Mejstrík.

La propuesta de incluir el Viernes Santo entre los días festivos fue criticada, no obstante, también por representantes de los partidos derechistas.

Por ejemplo, el ministro del Interior, Ivan Langer, del Partido Cívico Democrático, destacó que la República Checa tiene ya trece días festivos. "No hace falta tener otro día libHoy les hablaremos, estimados oyentes, sobre el temporal Kyrill que hace poco afectó a la República Checa y a toda Europa. re más. Su número es suficiente", apuntó Langer.

Varios economistas advierten, además, de que otro día libre podría tener consecuencias negativas sobre la economía checa.

El Viernes Santo figura entre los días festivos de muchos países como, por ejemplo, Gran Bretaña, Irlanda, España y Eslovaquia.

07-02-2007