El uso de bolsas de plástico cayó a menos de la mitad en un año

Hace un año que entró en vigor la nueva ley sobre embalajes. Desde entonces se ha registrado una disminución significativa del empleo de bolsas de plástico.

Foto: Mabel Amber, Pixabay / CC0Foto: Mabel Amber, Pixabay / CC0 Una bolsa de plástico se produce en más o menos dos minutos. Sin embargo, la descomposición de este artículo puede demorar hasta cientos de años.

Ahora si consideramos que una familia checa común hace cada semana compras que pesan en promedio unos 11 kilogramos, nos resulta que su consumo semanal puede ser de unas tres bolsas de plástico.

Foto ilustrativa: Trosmisiek, Wikimedia Commons, Public DomainFoto ilustrativa: Trosmisiek, Wikimedia Commons, Public Domain Sobre la cantidad exacta de bolsas usadas, antes de que se tomaran las medidas, habló el portavoz del Ministerio del Medio Ambiente, Ondřej Charvát.

“Los datos de la Comisión Europea indican que la utilización total de bolsas de plástico de todo tipo fue en Chequia de unas 300 bolsas por persona cada año”.

No obstante, según los resultados de un estudio llevado a cabo por la Universidad Químico-Tecnológica en Praga, es precisamente la bolsa de plástico la que más impacto tiene sobre el medio ambiente de todos los tipos de embalajes. Y no importa si se somete a un proceso de reciclaje o termina en un basurero.

Con el objetivo de bajar el empleo de plástico en general, el Gobierno checo aprobó hace un año una nueva enmienda a la ley sobre los embalajes. Esta prohibió a los vendedores dar a los clientes las bolsas de plástico de manera gratuita. Ondřej Charvát precisó las expectativas del Ministerio del Medio Ambiente.

“Esperamos que la cantidad de bolsas de plástico baje en un 50%”.

En este sentido, todo parece indicar que la iniciativa ha sido fructífera.

Foto: ČT24Foto: ČT24 Una de las mayores tiendas electrónica checas, Alza.cz, reportó que tan solo unos seis meses después de que entrara en vigor la nueva enmienda, el uso de bolsas de plástico cayó en un 80%.

Mientras tanto, algunas cadenas de supermercados habían implementado medidas similares incluso antes de los cambios legislativos.

Václav Koukolíček, portavoz de la compañía Tesco, sostuvo que después de haber tarifado las bolsas, su consumo bajó a un tercio.

En lo que se refiere a la cadena Lidl, esta prohibió el uso de bolsas de plástico por completo. Al final, el Ministerio del Medio Ambiente estima que el uso ha bajado a menos de la mitad, y hasta finales del año en curso, el uso de un checo promedio no debería sobrepasar unas 90 piezas anuales.