El Slavia hace paces con su hinchada en vista del derby contra el Sparta

26-09-2013

El club de fútbol Slavia de Praga pasa por su peor momento en lo que va de los últimos veinte años. Los jugadores rojiblancos, hundidos en la zona de descenso, incluso fueron agredidos el pasado domingo por un grupo de violentos aficionados indignados por su mal rendimiento. El incidente impulsó a uno de los clubes checos más famosos a realizar una reunión con la hinchada para calmar las pasiones en vista del derby contra el Sparta de Praga que se jugará este sábado.

Miroslav Koubek, foto: ČTKMiroslav Koubek, foto: ČTK Con apenas siete puntos logrados en nueve partidos, el Slavia de Praga está luchando por la permanencia ocupando el penúltimo lugar de la clasificación.

Los pésimos resultados, que incluyen las vergonzosas palizas de 0-7 y 0-4 sufridas en casa frente al Teplice y al Mladá Boleslav, dejaron en la calle al entrenador Michal Petrouš, que fue reemplazado la semana pasada por Miroslav Koubek.

Slavia - Jablonec, foto: ČTKSlavia - Jablonec, foto: ČTK Pero ni el nuevo técnico logró salvar la situación y retener la caída del club praguense. El pasado domingo, los rojiblancos volvieron a caer, esta vez por 1-2 en Jablonec. Al regresar a la capital, el autobús que transportaba a los jugadores, se convirtió al llegar al estadio del Slavia en blanco del ataque de unos veinte hinchas enmascarados que pusieron en evidencia su descontento con pedradas, botellazos y petardazos, según indicó la portavoz del Slavia, Soña Nouzáková.

La hinchada del Slavia, foto: ČTKLa hinchada del Slavia, foto: ČTK “El daño sufrido en el autobús asciende a dos mil euros, aproximadamente, debido a una ventana rota por una pedrada. La dirección del Slavia ya ha contactado con la dirección de la Policía de Praga con respecto al reforzamiento de las medidas de seguridad para el derby contra el Sparta”, indicó.

Aunque el club de fans oficial del Slavia condenó el ataque contra el autobús, el incidente provocó malestar entre los jugadores. Este miércoles, la dirección del club y la hinchada buscaron tregua en una reunión común para que los jugadores se pudieran concentrar plenamente para el partido más tradicional de la liga checa.

Karol Kisel, foto: ČTKKarol Kisel, foto: ČTK El capitán del Slavia, Karol Kisel, rechazó dar más detalles sobre el encuentro y prometió a la hinchada que su equipo luchará a tope para lograr un resultado aceptable frente al líder de la clasificación, el Sparta.

“No quiero comentar más el asunto. Esto son cosas internas. Hemos hecho borrón y cuenta nueva y espero que eso se refleje también en la cancha. Espero que la afición se dé cuenta de que haremos todo lo posible para romper la mala racha. Prometo en nombre de todos y cada uno de los jugadores que en el derby lucharemos como un equipo para mejorar la situación”, resaltó.

Sin embargo, para romper con su mala racha el Slavia no pudo topar con un obstáculo más difícil de superar. El Sparta encabeza la clasificación y en lo que va de temporada ganó ocho partidos y tropezó solo en la cancha del campeón vigente Pilsen, donde empató a cero.

26-09-2013