El Senado antes de la segunda ronda electoral

14-11-2000

Todo parece indicar que el ausentismo dominará la segunda ronda de las elecciones para un tercio del Senado que tendrán lugar este domingo en la República Checa. Desde el surgimiento, en 1996, el Senado checo carece de popularidad entre la población, que considera innecesaria la Cámara Alta del Parlamento.

La situación actual indica que la asistencia a la segunda ronda de las elecciones senatoriales, que tendrá lugar el domingo próximo, podría ser inferior al 20 por ciento. Esto significa que por los 26 nuevos senadores de la Cámara Alta votarán tan sólo unas 500 mil personas y no los dos millones y medio convocados.

En la primera ronda participó sólo una tercera parte de los electores. Su desinterés se debe a la falta de confianza en el Senado. Según los sondeos de opinión, ocho de cada diez ciudadanos checos confiesa que el Senado no le impone confianza alguna.

Interesante resulta el hecho de que las encuestas preelectorales siempre vaticinaban que en las elecciones senatoriales participará más de la mitad de los electores, pero al final no llega ni la tercera parte.

A comienzos de 1997 simpatizó con el Senado el 21 por ciento de ciudadanos, a finales de 1998 sólo el doce por ciento, y en febrero de 1999, las simpatías bajaron al once por ciento. Los analistas vaticinan que una asistencia inferior al 20 por ciento es probable en todas las regiones del país, que en la primera ronda tuvieron poca participación.