El segundo mejor goleador de la historia Josef Bican cumpliría 100 años

25-09-2013

Su contundencia frente a las porterías de fútbol le valió un increíble promedio de gol y medio por partido. No es de extrañar que el fenomenal delantero checo Josef Bican sea el segundo mejor goleador liguero en el mundo de toda la historia. Solo el insuperable Pelé logró anotar más dianas que el icono del Slavia de Praga que este miércoles celebraría su 100 cumpleaños.

Josef Bican, foto: Archivo del Slavia de PragaJosef Bican, foto: Archivo del Slavia de Praga Al subir a la cancha, la cuestión no era si marcaría un gol, sino cuántos tantos anotaría. El delantero Josef Bican, que brilló sobre todo en los años 30 y 40 en el Slavia de Praga, siempre decía que aunque el fútbol ha cambiado hoy día, su esencia sigue siendo la misma: lo más importante es materializar las oportunidades para marcar.

“Los reporteros jóvenes me dicen que antes era más fácil marcar goles. Les contesto que no tienen razón. Les pregunto: ¿Siguen creándose los futbolistas ocasiones para marcar? Y ellos responden: ¡Sí, y muchas! Entonces les digo: ¡Pues no es más difícil marcar hoy! Si no hubieran existido las ocasiones, sería más difícil, pero si existen, es igual como en la época de hace, digamos, cien años atrás. Una ocasión sigue siendo igual, siempre debe convertirse en gol. Por eso marqué tantos goles, aunque antes se jugaban menos partidos que hoy. Pero si tuve en un partido cinco ocasiones, marqué cinco goles. A veces logré materializar hasta siete oportunidades en un choque”, dijo.

PeléPelé Según la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS por sus siglas en inglés), Bican marcó 518 goles en 341 partidos de primera división. El goleador checo se posiciona solamente por debajo de Pelé que anotó 541 goles en 560 encuentros.

Pepi, como solían llamarle sus amigos y familiares, se convirtió en doce ocasiones en el mejor goleador de la liga, 11 veces triunfó en Checoslovaquia y una vez en Austria. Cinco veces se hizo con la Bota de Oro para el mejor goleador europeo. Seis veces ganó el título liguero con el Slavia de Praga, con cuya camiseta marcó 417 goles en 240 partidos. En 1938 incluso conquistó con los rojiblancos la Copa Mitropa, considerada como la antecesora de la Champions League.

Bican batía los récords estadísticos a pesar de que su auge profesional se vio interrumpido por la Segunda Guerra Mundial. Algunas estadísticas por eso no incluyen los goles que marcó en la época del Protectorado de Bohemia y Moravia.

El delantero que rechazó vestirse la camiseta de la Alemania nazi

Josef Bican, foto: Archivo del Slavia de PragaJosef Bican, foto: Archivo del Slavia de Praga Debido a la difícil situación política en Europa se perdió además el Mundial de 1938. El delantero, que inició su carrera en Austria, vestía la camiseta nacional del llamado Equipo Maravilla de ese país, considerado en aquella época como el mejor cuadro europeo.

Después de que Austria fuera anexionada por la Alemania de Hitler, Bican quiso representar a Checoslovaquia. Sin embargo, debido a las demoras en los trámites administrativos, el futbolista se quedó con las ganas de viajar al Mundial de Francia, en el que los checoslovacos defendían el subcampeonato, pero al final cayeron en los cuartos de final ante Brasil.

Josef Bican, foto: Archivo del Slavia de PragaJosef Bican, foto: Archivo del Slavia de Praga Václav Smetana, el sobrino de Bican, subrayó que su tío mostró en aquella época su fuerte carácter al rechazar vestir la camiseta de la Alemania nazi.

“Tras la ocupación fue exhortado a aceptar la nacionalidad alemana, porque los alemanes querían que jugara por su selección. Mi tío me contó que fue horrible, porque tenía mucho miedo de negarse a aceptarlo. No fue tan fácil decir a los miembros uniformados de las unidades SS que prefería tener la nacionalidad checa. Pero así lo hizo”, señaló.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková El destino le dio la espalda a Bican también en la época posbélica. El goleador rechazó las ofertas de jugar en Italia y prefirió seguir con el Slavia de Praga. Sin embargo, el régimen comunista checoslovaco, que asumió el poder en 1948, tildó al club de un equipo de la burguesía y enemigo del Estado y trató de liquidarlo. Su mejor jugador se vio obligado a trasladarse al Vítkovice que militaba en la segunda división.

Al terminar su carrera profesional, nadie quiso emplear al fenomenal ex futbolista, que tuvo que ganarse la vida como obrero y chofer. Más tarde se desempeñó como entrenador y, por ejemplo, ayudó al Tongeren belga a ascender de la cuarta a la segunda división.

Josef “Pepi” Bican falleció en 2001 a los 88 años de edad.

25-09-2013