El rock duro de Kabát concentra en Praga a más de 60.000 personas

14-09-2009

El principal grupo checo de rock duro, Kabát, celebró su 20 aniversario por todo lo alto. Este sábado se concentraron en el barrio praguense de Vypich más de 60.000 espectadores, casi el doble de los que no hace mucho asistieron al concierto de Madonna.

Kabát, foto: ČTKKabát, foto: ČTK Por si no había quedado claro, Kabát demostró este fin de semana por todo lo alto que siguen siendo el grupo de rock preferido de la República Checa. La banda liderada por Pepa Vojtek dejó atrás no solo a Madonna, sino también al legendario concierto de los hermanos Nedvěd, que en 1996 reunió en el estadio de Strahov a 60.000 personas. Y todo después de 20 años tocando juntos, con la misma formación y haciendo el mismo tipo de música.

El llamado ‘Conciertazo de Mil Demonios’ (‘Po čertech velkej koncert’) tuvo lugar después de dos años sin pisar un escenario, lo que explica en parte la gran expectación de sus seguidores.

La magnitud del evento, con un inmenso escenario y un recinto suficientemente extenso, conllevó un gran trabajo previo, como explica el mánager del grupo, Radek Havlíček.

“Hace dos años empezamos a considerar la idea, y el año pasado ya se comenzó a trabajar intensamente en el tema. Los preparativos tenían como objetivo atraer al máximo número de aficionados. No digo que contáramos con tanto éxito, pero ya se tenía que definir el área del concierto. El escenario se empezó a construir ya a principios de agosto”.

El espectáculo, acompañado al principio y al final por fuegos artificiales, hizo un repaso a toda la carrera de Kabát, desde su legendario primer álbum “La Tiene de Motor’ (‘Má Ji Motorovou’) de 1991 hasta su último trabajo, ‘Corrida’ de hace dos años.

Foto: ČTKFoto: ČTK En el repertorio no faltaron clásicos como ‘Colorado’, ‘Lad’a’, ‘Bruce Willis’ o ‘La Sed’ (‘Žízeñ’), canciones de estructura simple y estribillos pegadizos que atacan con desparpajo temas como el alcohol o el sexo. Así hablaban de Kabát algunos de sus fans.

“Las letras de sus canciones son sobre nosotros, sobre la gente normal. Y son interesantes, aunque sean simples”, opinó uno de los incondicionales de la banda.

“Su música tiene sentido, tiene un doble sentido. Y las canciones son más profundas de lo que parecen a primera vista”, explicaba una joven seguidora.

El concierto se desarrolló sin incidentes. Los servicios médicos atendieron a poco más de 30 personas y solo nueve tuvieron que ser hospitalizadas, la mayoría de ellas por ingesta excesiva de alcohol.

14-09-2009