El ‘Reino de los Ferrocarriles’ se encuentra en Praga

16-07-2009

Rieles, agujas, semáforos, pasos, trenes, locomotoras… Un ‘Reino de los Ferrocarriles’. La mayor maqueta ferroviaria en la República Checa está instalada desde este mes de julio en el centro comercial Anděl City, en Praga.

El ‘Reino de los Ferrocarriles’ es un sueño cumplido de la infancia, dicen los autores de este proyecto que debe convertirse en el futuro en la mayor maqueta ferroviaria de Europa Central y del Este.

A principios de julio fue inaugurada en el centro comercial Anděl City, en el barrio capitalino de Smíchov, la primera parte de la exposición constituida por tres redes de rieles con una superficie de 115 m2.

El coordinador y jefe de estación del ‘Reino de los Ferrocarriles’, Rudolf Pospíšil, explicó que como inspiración sirvió el modelo ferroviario ‘Miniatur Wunderland’ en Hamburgo.

“Inmediatamente después de abrir la primera etapa de nuestro proyecto, iniciamos los preparativos de la segunda. Será otra maqueta ferroviaria de 860 m2 que representará la República Checa en miniatura, incluidos los lugares dominantes del país, las vías de trenes principales, automóviles circulantes y muchas otras curiosidades técnicas”.

Se planea que al cabo de cuatro años la extensión de los carriles llegue a 1.008 m2. En este momento circulan por el ‘Reino de los Ferrocarriles’ 128 locomotoras y vagones, 45 automóviles de turismo, camiones y autobuses, más un vehículo de transmisiones de la Radiodifusión Checa.

En las locomotoras están instaladas diminutas cámaras que permiten al visitante disfrutar de un viaje en tren por un paisaje en miniatura. Todo está dirigido electrónicamente desde un centro de mandos. Tres veces por hora se pone el sol sobre los rieles y empieza la noche, cuenta Rudolf Pospíšil.

“Tenemos aquí la hora modelo, es decir un día tiene quince minutos mientras que la noche dura cinco minutos. Los carriles están iluminados. Creo que cuando uno ve las lámparas y los televisores encendidos en las ventanas de las casitas es realmente encantador y nadie se puede resistir”.

La maqueta ferroviaria está acompañada por una exposición sobre la historia de los ferrocarriles checos desde sus comienzos, en el primer tercio del siglo XIX, hasta la actualidad. En las vitrinas al lado de las vías hay expuestos modelos de trenes prestados por distintos coleccionistas privados. Y no falta una tienda especializada donde los aficionados pueden conseguir todo lo necesario para construir su propio ‘Reino de los Ferrocarriles’.

16-07-2009