El Puente de Nusle, la Obra Arquitectónica del Siglo, cumple 40 años

22-02-2013

Hace justamente 40 años, el Puente de Nusle en Praga se abrió a la circulación automovilística. Esta obra de 485 metros de longitud, permitió una más fácil comunicación de las zonas de Vyšehrad y Pankrác con el centro de la capital, separados por un profundo valle.

El Puente de Nusle, foto: Kristýna MakováEl Puente de Nusle, foto: Kristýna Maková El Puente de Nusle es una de las principales vías de comunicación en Praga que diariamente es utilizada por más de 83.000 automovilistas. Además, por un tubo especial de hormigón armado, incorporado al puente en su parte inferior, pasa una de las líneas del metro capitalino que transporta a centenares de miles de pasajeros cada día.

Los primeros proyectos para comunicar los dos lados del valle de Nusle fueron elaborados en los años 30 del siglo XX, pero la construcción del puente fue iniciada hasta en 1965. Lo más difícil fue inventar y diseñar una nueva forma de apoyo que no fueran los arcos, ya que en los años sesenta éstos estaban pasados de moda, según recuerda el arquitecto Stanislav Hubička.

Stanislav Hubička, foto: ČT24Stanislav Hubička, foto: ČT24 ”Los puentes de arco eran considerados en esa época como algo muy arcaico. Desde el año 1945 aproximadamente, se fueron imponiendo en la arquitectura mundial nuevos tipos de puentes con apoyo vertical y a nosotros nos fue encargado inventar también algo más moderno. Optamos por asentar la superestructura del puente en varios pilares verticales y utilizar en la construcción hormigón pretensado”.

Junto con Hubička asumieron esa exigente tarea sus colegas Vojtěch Michálek y Svatopluk Kobe. Los trabajos llevaron ocho años y en la obra fueron empleados más de 20.000 metros cúbicos de hormigón de alta calidad, sostiene Stanislav Hubička.

El Puente de Nusle, foto: Archivo de la Empresa de Transporte Público de PragaEl Puente de Nusle, foto: Archivo de la Empresa de Transporte Público de Praga ”En vista de que el puente se levanta a una altura de aproximadamente 40 metros sobre el valle del riachuelo Botič, una de las tareas más importantes que hubo que resolver fue el apoyo de la superestructura de la obra. Se me ocurrió entonces evocar la naturaleza y construir unos pilares verticales que tuvieran la forma de un tronco de árbol que se levanta hacia las alturas y sus ramas se van abriendo en lo alto hacia los lados. Eso nos permitió repartir el peso entre más pilares y dejar entrar más luz.”

Para la prueba de resistencia del puente ya acabado fueron utilizados 66 tanques y el 22 de febrero de 1973 pasaron por él los primeros automóviles. En mayo de 1974 a su vez, por el tubo especial del puente comenzaron a transitar los primeros trenes del metro de Praga.

El Puente de Nusle, foto: Archivo de Radio PragaEl Puente de Nusle, foto: Archivo de Radio Praga En el año 2000, el Puente de Nusle conquistó el título de Obra Arquitectónica del Siglo, en la categoría Transportes.

No obstante, la fama del puente tiene también su parte negativa, ya que durante largo tiempo fue uno de los lugares favoritos de los suicidas. Unas 300 personas han acabado sus vidas lanzándose del Puente de Nusle. Hace unos años las autoridades capitalinas mandaron instalar en el puente unas redes de protección especiales para impedir semejantes tragedias.

El Puente de Nusle, foto: ČT24El Puente de Nusle, foto: ČT24 Los especialistas calculan que la vida útil del Puente de Nusle, en Praga, es de unos 90 años pero, debido a la extraordinaria carga a la que esta infraestructura se ve expuesta, se prepara su amplia reconstrucción. Los trabajos comenzarán este verano y se prolongarán unos cuatro años. Durante todo ese tiempo la circulación de vehículos por el puente se mantendrá al menos en dos carriles en cada dirección.

22-02-2013