El proyecto de ley sobre medicamentos desata la polémica

23-10-2018

Una enmienda a la ley sobre medicamentos ha hecho saltar las alarmas de muchos médicos y farmacéuticos checos, ya que este cambio afectaría a las vacunas.

Foto ilustrativa:  jaytaix /Pixabay CC0Foto ilustrativa: jaytaix /Pixabay CC0 La Cámara de diputados checa procede esta semana a la primera lectura de una enmienda a la ley sobre medicamentos, un cambio que pretende adaptarse a las directivas europeas contra la falsificación de medicinas.

Vojtěch Adam, foto: ČT24Vojtěch Adam, foto: ČT24 Si al final se aprueba, los ciudadanos que deseen recibir alguna vacuna que no sea obligatoria tendrán que ir a la farmacia con una receta del médico para, posteriormente, volver al doctor tras comprar la vacuna.

Esta ley, que entraría en vigor a partir de febrero, afectaría a algunas de las vacunas más típicas en la República Checa, como la vacuna contra la gripe o la que se utiliza contra la meningoencefalitis de garrapata. Ante esta perspectiva, hay médicos y farmacéuticos que se muestran descontentos porque piensan que esto puede reducir el porcentaje de vacunaciones .

Para el ministro de Salud, Adam Vojtěch, el Gobierno está en una situación difícil, porque es necesario cumplir las directrices europeas.

“Ahora estamos en una encrucijada, porque queremos fomentar la vacunación, pero por otra parte tenemos que cumplir las normas europeas”.

Los profesionales insisten en que no solo desde el punto de vista del paciente la situación será más complicada, también muchos médicos se muestran descontentos porque tendrán menos control sobre las vacunas y el buen estado de las mismas, tal y como explica el presidente de la Asociación de Médicos de Cabecera, Petr Šonka.

Petr Šonka, foto: ČTPetr Šonka, foto: ČT “Esto provocará un descenso en la disposición de los médicos y los pacientes hacia las vacunas voluntarias, ya que es una situación que implica mucho riesgo”.

La preocupación acerca de las vacunas no es nueva en la República Checa. Este tema lleva muchos años siendo el foco de diversas discusiones entre doctores y, principalmente, padres preocupados acerca de los efectos secundarios que las vacunas puedan tener en sus hijos.

El año pasado, el Instituto para el Control de los Medicamentos registró alrededor de 800 casos de efectos no deseados tras la vacunación. Aunque en la mayoría de los casos se trataba tan solo de fiebre o reacciones locales.

En la actualidad, el Gobierno prepara para el próximo año otra nueva ley que contempla indemnizar a las personas que hayan sufrido algún efecto adverso debido a una vacuna.

23-10-2018