El primer ministro puede contar por adelantado con el indulto presidencial

20-09-2019

El presidente Miloš Zeman anunció que indultaría al primer ministro Andrej Babiš en caso de que el Fiscal General decida abrir de nuevo el caso en su contra. Las declaraciones de Zeman para la Televisión Barrandov han provocado una ola de malestar entre los políticos de la oposición.

Andrej Babiš, foto: ČTK/Ondřej Deml Andrej Babiš, foto: ČTK/Ondřej Deml Nunca antes un primer ministro había recibido tanto respaldo del presidente Miloš Zeman como en el caso de Andrej Babiš. En más de una oportunidad ha expresado su apoyo al jefe del Gobierno, por ejemplo durante las dificultades para la formación del Gabinete y el posterior voto de confianza de la Cámara Baja.

Consultado por la Televisión Checa durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2018, Zeman dijo que no aplicaría el decreto presidencial para perdonar a Babiš entonces sospechoso de fraude de fondos europeos.

Miloš Zeman sostuvo entonces que no intervendría porque el primer ministro debía a título personal limpiar su nombre, y que él no cambiaría de opinión para no caer en el ridículo.

Andrej Babiš y Miloš Zeman, foto: iří Ovčáček/TwitterAndrej Babiš y Miloš Zeman, foto: iří Ovčáček/Twitter No obstante, en declaraciones a la Televisión Barrandov el mandatario dijo este jueves que en caso de que el Fiscal General decida reabrir el caso contra Babíš, él aplicaría el decreto presidencial de indulto.

Zeman se ha apoyado en el hecho de que dos fiscales del Estado confirmaron que después de cuatro años de investigaciones no se ha comprobado delito alguno por parte de Babiš, algunos miembros de su familia y colaboradores cercanos.

“Considero que la reapertura del caso tendría una connotación política. Los dos fiscales, y sobre todo Jaroslav Šaroch, realizaron una gran labor, por lo que valoro mucho su trabajo”.

Las palabras del mandatario han causado malestar en las filas de la mayoría de los partidos de oposición. El líder del democristiano Partido Popular, Marek Vyborný, sostuvo que las palabras del mandatario representan un ataque contra la Justicia y el Estado de Derecho.

“Las palabras del presidente son altamente peligrosas, porque de hecho arremete contra la independencia de la Justicia, el Estado de Derecho. De manera indirecta influye en el paso que corresponde dar al Fiscal General”.

Al portavoz presidencial, Jiří Ovčáček, ha correspondido repeler los ataques de políticos y de algunos sectores de la sociedad que sostienen que el mandatario faltó a su palabra de no otorgar un perdón al primer ministro.

“En sus declaraciones a la Televisión Checa, en 2018, el presidente dijo que el primer ministro debía limpiar su nombre, y eso ha ocurrido. En este momento ya no hay investigación contra Babiš. En sus declaraciones para la Televisión Barrandov, el presidente reaccionó a la inadmisible y brutal presión de los políticos de la oposición contra el Fiscal General”.

De acuerdo con Ovčáček, el presidente Zeman ha salido en defensa del Estado de Derecho. Fuentes de la Fiscalía se han limitado a declarar que Pavel Zeman, desde su cargo de Fiscal General, se apega a la ley y que las palabras del mandatario no influirán en su decisión.

La decisión final de la Fiscalía se espera a más tardar el 17 de diciembre, cuando el Fiscal General reconozca o no la decisión del fiscal Jaroslav Šaroch de suspender la investigación contra Babiš por supuesto fraude de fondo europeos para la granja Nido de la Cigüeña.

20-09-2019