El primer ministro checo apreció las relaciones con Israel

20-02-2019

La actual visita del primer ministro checo a Israel concluye este martes y de acuerdo con Andrej Babiš, abrió nuevas perspectivas a las relaciones entre los dos países.

Andrej Babiš, фото: ČTK/Naegele EliškaAndrej Babiš, фото: ČTK/Naegele Eliška Un agitado programa esperaba al jefe del Gobierno checo, Andrej Babiš, en su viaje a Israel. Este martes, mantuvo conversaciones con su homólogo israelí, Benjamin Netanyahu y se reunió por separado con los primeros ministros de Hungría y Eslovaquia, que junto con Chequia y Polonia integran el Grupo de Visegrád. Babiš visitó además la compañía Mobileye que se especializa en la conducción autónoma de automóviles.

Las modernas tecnologías fueron lo que más interesó al primer ministro checo en Israel. Durante su estancia fue recibido en dos centros de innovación, entre otros lugares. Israel figura entre los países del mundo donde se registra actualmente el mayor avance en el sector de las innovaciones, lo que fue valorado con anterioridad por Andrej Babiš.

“Visitaremos dos centros de innovación, que es un sector ampliamente desarrollado en Israel. Uno es el Centro Peres por la Paz y la Innovación, y el otro es un instituto de innovación en la agricultura. Ambos ofrecen la posibilidad de ampliación de los contactos mutuos. Con el segundo instituto se abre ante nosotros una amplia perspectiva de cooperación en el ámbito del aprovechamiento del cannabis para tratamiento medicinal”.

Tomáš Pojar, foto: Jana Přinosilová, ČRoTomáš Pojar, foto: Jana Přinosilová, ČRo El sector de la agricultura tiene una gran importancia para Israel debido a sus condiciones territoriales y climáticas no muy favorables, pero para la economía de ese país lo primordial son los nuevos descubrimientos científico-técnicos, como indicara Tomáš Pojar, vicepresidente de la Cámara Comercial Mixta Checo-Israelí.

”El ‘milagro económico’ de Israel registrado en los últimos 20 años se debe en gran medida a las start-ups, a los nuevos descubrimientos científico-técnicos y la promoción y venta de los logros y compañías de ese país al mundo entero. Y lo fundamental es que Israel sigue invirtiendo grandes sumas financieras en las nuevas start-ups, así como en la ciencia y las investigaciones”.

Pojar recalcó que la República Checa debería seguir el ejemplo de Israel porque mientras que ese país invierte en la ciencia y las investigaciones recursos que responden a entre el 4% y el 5% de su Producto Interno Bruto, en el caso de Chequia ese porcentaje no llega actualmente ni al 2%.

Andrej Babiš y Benjamin Netanyahu, foto: ČTK/AP/Ariel SchalitAndrej Babiš y Benjamin Netanyahu, foto: ČTK/AP/Ariel Schalit En cuanto al balance comercial entre los dos países, las exportaciones de Chequia alcanzan un mayor saldo que las importaciones. En 2018 fueron exportadas a Israel mercancías por un valor de alrededor de 856 millones de euros, mientras que las importaciones desde Israel respondieron a unos 233 millones de euros. Fuera de Europa, Israel es el tercer mayor socio comercial de Chequia.

Los automóviles son los que prevalecen en las exportaciones de empresas checas a ese país, según recalcó Tomáš Pojar. El año pasado la suma de este negocio alcanzó más de 480 millones de euros y los automóviles fabricados en Chequia, sobre todo los de la marca Škoda, son de los más demandados en el mercado israelí, después de los de Corea del Sur y Japón.

La delegación checa, encabezada por el primer ministro, Andrej Babiš, parte desde Israel de regreso a Praga en horas de la noche de este miércoles.

20-02-2019