El primer mes en la UE no significó un encarecimiento dramático

09-06-2004

Las preocupaciones de muchos ciudadanos de la República Checa de que el ingreso en la Unión Europea provoque un encarecimiento dramático del coste de la vida no se han cumplido. Se paga más en restaurantes, por cigarrillos o la gasolina. Por otra parte, bajaron los precios de electricidad y gas.

Foto: Comisión EuropeaFoto: Comisión Europea Según las estadísticas, en comparación con abril, los precios en la República Checa subieron únicamente en cuatro décimas porcentuales. Los estadísticos tomaron en cuenta los precios de casi mil productos - desde carpa congelada, pasando por el de sostenes y pasajes de avión.

Debido a los aranceles se encarecieron los plátanos, por ejemplo. Los precios de consumo crecieron, ante todo, debido al aumento del IVA del cinco al 19 por ciento. Más afectados resultaron los restaurantes, hoteles y servicios para hogares, informó Vladimír Pikora de Volksbank CZ.

"Sin embargo, tampoco en estos sectores el aumento de precios es equivalente al incremento total del IVA. En la lucha por el cliente, propietarios de restaurantes, hoteles y prestadores de servicios optaron por precios más bajos de lo que correspondiera al IVA".

El economista apuntó que fue más barata, ante todo, la electricidad y el gas, disminuyendo su precio entre un 2,4 y 2,5 por ciento respectivamente. Por otra parte, los servicios de telecomunicaciones redujeron los precios sólo en un 1,2 por ciento. Ello señala que en este sector la competencia no es demasiado fuerte.

A pesar de las balanzas positivas, muchos checos permanecen escépticos en cuanto al nivel de vida en la Unión Euroepa. Según un reciente sondeo de opinión, ocho de cada diez personas esperan otra alza de precios y una tercera parte de los cuestionados teme que empeore su nivel de vida.

09-06-2004