El Parlamento aprueba el nuevo Código Civil a pesar de la oposición

26-01-2012

Un nuevo Código Civil reemplazará dentro de dos años al actual en la República Checa, redactado durante el comunismo en 1964. La oposición socialdemócrata no consiguió frenar su aprobación en el Senado como pretendía.

A pesar de la mayoría de la que goza en la Cámara Alta del Parlamento, el Partido Socialdemócrata no sumó los votos necesarios este miércoles para frenar la aprobación del nuevo Código Civil preparado por el Gobierno.

Para el ministro de Justicia, Jiří Pospíšil, se trata de una gran noticia, ya que suspender su aplicación en dos años, hasta 2016, como pretendía la oposición, provocaría un periodo de vacío legal. En cambio, el nuevo código supondrá una importante mejora legal para los ciudadanos, explicó Pospíšil.

Jiří PospíšilJiří Pospíšil “Da nuevas posibilidades para proteger mejor los derechos de propiedad, las cuestiones relativas a la herencia o las compensaciones por algún daño recibido contra la salud, la propiedad o incluso por ejemplo unas vacaciones. Son cosas que hasta ahora son muy complicadas en la República Checa”.

Jiří Pospíšil opina que la calidad del texto queda certificada por el hecho de haber logrado convencer tanto a senadores independientes, así como a otros del Partido Socialdemócrata expertos en leyes. Por tres de ellos la oposición no cumplió con la esperada obstrucción al código en el Senado anunciada por el vicepresidente socialdemócrata Jiří Dienstbier.

Jiří DienstbierJiří Dienstbier Hay dos motivos por los cuales Dienstbier considera que aún no es el momento de aprobarlo, y por el que su partido quería posponer su aplicación hasta 2016, explicó.

“Es un cambio fundamental de todas las relaciones de derecho civil, y la gente debería tener tiempo para acostumbrarse a ello, porque afectará a todo el mundo, no solo a jueces, abogados, etcétera. Además, la aceptación de este nuevo Código Civil supone la anulación de algunas leyes para las que aun no hay preparada ninguna que la sustituya”.

Václav Klaus, foto: Archivo del Gobierno checoVáclav Klaus, foto: Archivo del Gobierno checo Lo cierto es que finalmente el nuevo texto ya solo requiere de la firma del presidente, Václav Klaus, para ser ratificado.

Expertos consideran que el código dará prioridad a los derechos personales sobre las relaciones de propiedad, y que deja un mayor espacio para que las partes alcancen acuerdos mutuos.

Algunos cambios llamativos serán la posibilidad de adoptar a personas mayores de edad. Por otro lado, en caso de separaciones matrimoniales la parte más débil económicamente recibirá mayor apoyo.

La definición de familia y matrimonio permanecerán no obstante sin cambios, lo que provoca las críticas, por ejemplo, de los grupos de defensa de los derechos de las minorías sexuales.

26-01-2012