El oso marino Gaston, héroe de las inundaciones

06-09-2002

Las inundaciones en la República Checa tuvieron un protagonista del reino animal- el oso marino Gaston- cuyo trágico destino conmovió a todos. Gaston perdió su lucha con las enfurecidas aguas y murió, víctima de una infección o de una lesión interna. Lo dirá la autopsia.

El macho Gaston, de 12 años de edad, se convirtió en una estrella mediática después de que las aguas del desbordado Vltava inundaran el zoológico de Praga. El oso marino escapó del cautiverio con sus compañeras Myska y Julinka. Ambas hembras acabaron por ser capturadas al cabo de algunos días por los socorristas. Una de ellas fue encontrada en un parque palaciego al norte de Praga.

Sin embargo, Gaston, arrastrado por el crecido Vltava llegó con sus impetuosas aguas al río Elba y prosiguió su camino hacia el norte. De esta manera llegó a la vecina Alemania donde fue capturado tras un recorrido de 400 kilómetros, entre las ciudades de Dresde y Magdeburgo. Las personas que lo encontraron en la orilla del Elba pensaban que era un castor.

El director del zoológico, Petr Fejk, opina que en ese momento Gaston ya estaba agotado y probablemente no se sentía bien. Si estuviera en buena forma y se hubiera refugiado en el agua no habría sido posible capturarlo.

Todo el personal del zoológico pensaba que el oso marino Gaston retornaría y su aventura tendría un desenlace feliz. No hubo tal fin feliz. Gaston murió durante el traslado desde Alemania, a pocos kilómetros de la frontera checa. Su muerte nos acongojó. El que Gaston haya sucumbido es también una derrota nuestra.

Gaston murió lejos de su tierra de origen. El zoológico de Praga lo había adquirido hace 11 años de un comerciante de Namibia juntamente con su compañera Julinka.Gaston y Julinka formaban una familia de prole tan numerosa que los cuidadores tuvieron que improvisar mucho para alojar a todos sus descendientes. El último hijo de Gaston es el machito Meloun. Éste no sufrió afortunadamente ningún daño durante las inundaciones y ahora cuida de él su mamá Julinka que ha vuelto a tener leche de manera que puede amamentar a su cría.

El personal del zoológico de Praga se esfuerza por que los osos marinos restantes, es decir tres hembras y una cría, dispongan lo más pronto posible de todas las comodidades a las que estaban acostumbrados en su pabellón. Los osos marinos, animales extraordinariamente inteligentes y sensibles y que tienen una buena relación con los hombres, se lo merecen. Ahora están estresados y necesitan reposo. Sin embargo, del zoológico de Praga llegan también noticias alentadoras.

A pesar de los cortes de electricidad, en el incubador salieron de los huevos seis iguanas cubanas. La salvación de los huevos de iguana en el zoo de Praga, anegado por el desbordado Vltava, rayó con un milagro.

06-09-2002