El número de guetos en Chequia se duplica desde 2006

17-07-2015

Las localidades socialmente excluidas, o guetos, se han duplicado en la República Checa desde 2006, pasando de unas 300 a las actuales 606. Se calcula que en los guetos checos viven más de 115.000 personas, atrapadas en un círculo vicioso de bajo nivel educativo, desempleo, escasos ingresos y marginación.

Foto: Gabriela Hauptvogelová, Radiodifusión ChecaFoto: Gabriela Hauptvogelová, Radiodifusión Checa Los últimos datos sobre exclusión social en Chequia publicados por la agencia GAC y el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales son especialmente preocupantes. Mientras que en 2006 unas 80.000 personas vivían en aproximadamente 300 zonas marginadas o guetos, en la actualidad estas cifras alcanzan las 115.000 personas en 606 guetos.

En los barrios marginales checos un 80% de sus habitantes están sin trabajo, y tres cuartas partes poseen únicamente educación básica. Muchos están endeudados, y solo un tercio de los niños asiste a la guardería. Aunque la mayoría de los socialmente excluidos son de etnia gitana, aumenta el número de guetos donde romove/varnsdorfestos empiezan a ser minoría.

Uno de los autores del estudio, el sociólogo Karel Čada, describe el aumento como el desarrollo de los problemas que ya existían en 2006.

“Asistimos a la madurez de la generación que creció en la exclusión social. Esta generación funda sus familias, pero al mismo tiempo el sistema educativo evidentemente no fue capaz de lanzarlos a una carrera fuera de la marginalidad, de hacerlos válidos en el mercado de trabajo. Y este es un aspecto importante del problema”.

De hecho el nivel formativo juega un papel fundamental para poder escapar del gueto, afirma Čada.

Karel Čada, foto: GACKarel Čada, foto: GAC “Por supuesto, abandonar esta situación no es imposible, sin embargo el sistema tal y como está establecido impone varias barreras. Varios estudios demuestran que las notas de los alumnos se ven muy influidas por el origen social de los padres. Esto significa que los padres que están menos formados tienen hijos que también cuentan con menos formación, y los que tienen padres bien educados aprovechan mejor la escuela. Así que no es imposible, pero esta gente lo tiene mucho más difícil en comparación con otras capas sociales”.

Los guetos han cambiado además no solo en número, sino también en naturaleza. El número de habitantes que viven en ellos se ha incrementado relativamente menos, con lo que ahora la media de habitantes ha bajado de los 271 de 2006 a 188. Al mismo tiempo han aparecido muchos nuevos barrios de exclusión en zonas rurales.

Esto viene explicado por la falta de vivienda, apunta Čada.

“El principal factor que explica el empeoramiento de la situación es la crisis económica, que afectó más a ciertas regiones. La segunda causa es la migración. La gente se muda a menudo a viviendas más accesibles, no siempre más baratas, pero simplemente donde alguien está dispuesto a proporcionarles alojamiento, no les pide fianza, etc. Se trata a menudo de viviendas en el campo, donde la vivienda es más barata, hay más casas vacías en comparación con la ciudad. Y esto afecta a la mayor dispersión de la exclusión social”.

Foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaFoto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa De hecho, subraya Čada, para acabar con los guetos sería necesaria no solo una política educativa más incluyente, sino también medidas de vivienda social que eviten la acumulación de la pobreza en determinadas zonas y alivien la carga económica de estas familias.

En relación con esto, mientras que en 2006 vivían en albergues públicos 11.000 personas, ahora se alojan en estas instalaciones unas 27.000. La mayoría de los guetos se encuentran en las regiones de Ústí, Moravia-Silesia, Karlovy Vary y Olomouc.

17-07-2015