El Museo Nacional rinde homenaje al centenario de Checoslovaquia

La sede histórica del Museo Nacional de Praga reabre sus puertas tras una amplia remodelación, para rendir homenaje al centenario de la fundación de Checoslovaquia.

Museo Nacional de Praga, foto: Ondřej TomšůMuseo Nacional de Praga, foto: Ondřej Tomšů Museo Nacional de Praga, foto: Ivana VonderkováMuseo Nacional de Praga, foto: Ivana Vonderková Uno de los mayores acontecimientos en el marco de la culminación de los festejos del centenario de la constitución de la República Checoslovaca independiente será la reapertura del edificio histórico del Museo Nacional, en la capital checa el 28 de octubre, Fiesta Nacional de la República Checa.

Sin embargo, ya en la víspera de esa fecha el museo abrirá sus puertas a personas invitadas, a las que recibirán los tonos de una nueva sinfonietta, Monumenta Bohemica, compuesta para esa ocasión por Aleš Březina, según informó a Radio Praga Michal Lukeš, director del Museo Nacional de Praga.

”Posteriormente nos uniremos a las conmemoraciones del centenario de Checoslovaquia a nivel nacional, cuya parte principal tendrá lugar en Praga. Para las ocho de la noche del sábado tenemos preparado un videomapping sobre la fachada del Museo Nacional, denominado ‘Testigo de la historia’. Se proyectarán imágenes de acontecimientos de los que fue testigo la sede histórica del Museo Nacional, tanto buenos, como malos. El domingo, desde las 10 de la mañana, recibiremos a todo el público”.

El retoque del Museo Nacional de Praga incluyó diversos sectores

Michal Lukeš, foto: Ivana VonderkováMichal Lukeš, foto: Ivana Vonderková Los visitantes podrán apreciar los resultados de la remodelación del Museo Nacional, gracias a la que las áreas de exhibición se acrecentaron un 30%. Podrán entrar a varias salas que antes del retoque no eran accesibles al público. La tarea fue que el edificio recobrara su aspecto original que tenía al ser abierto en el año 1891. No obstante, la actual reapertura será parcial, ya que todas las colecciones se podrán ver el año próximo, cuando acaben definitivamente los trabajos de remodelación, indicó Michal Lukeš.

”El edificio histórico del museo tuvo que ser cerrado en el año 2011, porque su estado era crítico, pero la propia remodelación no duró tanto tiempo. Comenzó en el año 2015, o sea que se prolongó unos tres años y medio, lo que en el caso de un edificio tan grande como lo es el Museo Nacional no es mucho. Pero su actual apertura será en forma de prueba, ya que hasta comienzos del próximo año proseguirán en él algunos trabajos a fin de armonizarlo todo”.

El director Lukeš especificó en qué estuvieron centrados los trabajos de retoque del Museo Nacional, en Praga.

“La reconstrucción estuvo centrada en dos cosas fundamentales. El edificio es Monumento Nacional de Cultura, pero su remodelación se hizo muy necesaria. Al mismo tiempo tuvieron que ser respetadas las normas que rigen para este tipo de inmuebles. Muchas cosas fueron destruidas con el paso del tiempo o durante la Segunda Guerra Mundial y la invasión de las tropas soviéticas en 1968. Hubo que hacer un retoque de la fachada y de las decoraciones exteriores. A la vez fue necesario modernizar los interiores del museo, para que respondieran a las necesidades del siglo XXI. Hemos abierto una terraza en la cúpula, que ofrece vistas a la ciudad, y se han instalado ocho elevadores, así como cámaras de seguridad. O sea que además de la remodelación, el edificio fue adaptado para ofrecer mayor comodidad a sus visitantes”.

El Museo Nacional se abre de forma parcial por el momento

”El edificio histórico del museo tuvo que ser cerrado en el año 2011, porque su estado era crítico, pero la propia remodelación no duró tanto tiempo. Comenzó en el año 2015, o sea que se prolongó unos tres años y medio”.

A partir de este domingo serán abiertas en el museo dos secciones que incluirán unos 20 000 objetos. Una sección estará dedicada al siglo XX y la otra, que se denomina ‘Dos veces cien’, remitiéndose al aniversario 200 del Museo Nacional como institución, reúne los artículos más valiosos administrados por esta entidad. Hasta finales del presente año la entrada al edificio histórico será gratuita, recalcó su director Michal Lukeš, y acotó.

”Por primera vez este museo de historia y ciencias naturales tendrá secciones con colecciones completas. Así, una parte del edificio estará reservada a las que reflejan tanto la naturaleza viva como la muerta y muestran los milagros de la evolución. Otra parte reunirá testimonios sobre el desarrollo de la civilización, desde la historia más antigua hasta el siglo XX. Y otra más, denominada ‘El ser humano’ entrelazará las ciencias naturales con temas históricos, reflejando la evolución del hombre desde distintos ángulos, el arqueológico, antropológico, y socio-político. Sin embargo estas se abrirán el próximo año, junto con una exhibición en cámaras especiales, en las que serán situados los objetos más valiosos en posesión del Museo Nacional”.

El Museo Nacional de Praga es un símbolo nacional

En relación con los festejos de los 100 años desde la fundación de la República Checoslovaca, que se cumplirán este domingo, el director del Museo Nacional de Praga, Michal Lukeš, acentuó el significado de esta institución en la historia nacional.

Museo Nacional de Praga, foto: Ondřej TomšůMuseo Nacional de Praga, foto: Ondřej Tomšů ”El Museo Nacional tiene 200 años y es el museo más grande de Chequia. Fue fundado en 1818 y para los checos representa un símbolo nacional, símbolo del renacimiento nacional, de la República independiente. Su sede histórica no fue abierta sin embargo hasta 1891. El Museo Nacional fue la primera institución científica checa y su sede histórica es una de las dominantes de Praga. Por ello es tan importante que se haya logrado finalizar exitosamente su remodelación y abrir el edificio histórico, al menos de forma provisional. En él será inaugurada una gran exposición checo-eslovaca, dedicada al centenario de la fundación de un estado común de checos y eslovacos”.

Como recordara el director Lukeš, el Museo Nacional administra alrededor de otros 20 museos, tanto en Praga como en otras ciudades de la República Checa, y en su haber tiene unos 20 millones de objetos. Las colecciones incluyen minerales, animales disecados y huesos de animales, instrumentos musicales, cuadros y otros objetos de arte, etc., parte de lo cual se guarda en los depósitos del museo.

Al público se exponen unas cuantas decenas de miles de las muestras de mayor valor. El interés de las personas por conocer estas colecciones lo documenta entre otros el hecho de que antes de la reconstrucción la sede del Museo Nacional era visitada anualmente por unas 500 000 personas. Michal Lukeš está convencido de que tras la reconstrucción vendrán muchas más.

El Museo Nacional checo, fundado en 1818, tiene unas 20 sucursales, tanto en Praga como en otras partes de la República Checa. Su sede histórica en Praga fue abierta en 1891 y en los últimos años fue sometida a un retoque general. La institución dispone de unos 20 millones de objetos, entre los que figuran minerales, animales disecados y huesos de animales, monedas históricas, joyas, instrumentos musicales y objetos de arte.