El Museo de Arte en Filadelfia devolverá a Chequia un raro escudo renacentista

Un raro escudo renacentista que fue robado por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial del castillo de Konopiště será devuelto a la República Checa después de largos años.

Foto: El Museo de Arte en FiladelfiaFoto: El Museo de Arte en Filadelfia Según el informe del semanario suizo Tachles, después de años de verificación del origen del escudo, el museo de Filadelfia en los Estados Unidos, que es el propietario actual del escudo, ha decidido que será devuelto de nuevo a la República Checa.

El escudo proviene de los años 30 del siglo XVI. Hasta la Segunda Guerra Mundial permaneció en el castillo de Konopištěen el centro de Bohemia, antes de ser robado por los nazis. El servidor Tachles indica que los nazis querían exponer la pieza en Linz, donde el líder nazi Adolf Hitler planeaba fundar un museo.

El escudo, decorado por el pintor italiano Girolami di Tommasso da Treviso, fue encontrado en el año 2016 en el Museo de Arte en Filadelfia por el historiador checo Ladislav Čepička durante su investigación.

“Es un escudo de la colección original de la noble familia Obizzi, o familia d’Este. La entera colección fue heredada por Ferdinand d’Este, quien la trasladó y la expuso en el castillo de Konopiště después de obtenerla”.

Ladislav Čepička, foto: Archives de Radio PragueLadislav Čepička, foto: Archives de Radio Prague Después de dos años de negociaciones entre Chequia y el museo de Filadelfia se logró probar que el escudo renacentista realmente perteneció a las colecciones de la familia d’Este. Según el semanario Tachles, la razón por la cual la verificación duró tanto tiempo es que después de la Segunda Guerra Mundial alguien le quitó al escudo su número de inventario original. El director del museo de Filadelfia, Timothy Rub, ha anunciado al Ministerio de Asuntos Exteriores que ahora no hay duda de que el escudo es propiedad de la República Checa.

Durante la Guerra, el escudo de Konopiště primero fue transportado a Praga y luego a Viena. Qué pasó con el escudo después de la Guerra no estáclaro, pero en el año 1976 fue legado al Museo de Arte en Filadelfiapor Carl Otto Kretzschmar von Kienbusch, un coleccionista de Nueva York de origen alemán. Sobre la historia del escudonos cuenta Ladislav Čepička.

“Nosotros sabemos que durante la Guerra la ocupación nazi se apoderó de los bienes del castillo de Konopiště, que eran propiedad del Estado desde el año 1920. En Praga se fundó un museo al cual los bienes fueron transportados, incluidauna colección histórica de armas. Pero luego apareció un delegado de Adolf Hitler, el profesor Ruprecht del museo histórico en Viena, quienle estaba ayudando con la fundacióndel museo en Linz. Ruprecht transportó algunos de los objetos a Linz y el resto a Viena”.

El escudo tiene un diámetro de unos 61 centímetros, es circular, hecho de madera y cubierto con cuero. En la parte del frente hay una pintura al óleo dorada que muestra la conquista militar de una ciudad. En la parte de atrás hay escenas de jinetes armados.

La República Checa está considerando que el escudo se quede por el momento en los Estados Unidos. El Museo de Arte en Filadelfia tendría que preparar una exposición que documentaría la historia de la pieza, cuyo valor estimado es de un millón de dólares.