El mercado de la alimentación saludable crece en Chequia

14-06-2019

La demanda de productos de alimentación saludables ha crecido considerablemente en la República Checa en los últimos años, según se desprende de un estudio de la compañía Nielsen.

Foto: silviarita, Pixabay / CC0Foto: silviarita, Pixabay / CC0

El yogur de soja, foto: Veganbaking.net, Flickr, CC BY-SA 2.0El yogur de soja, foto: Veganbaking.net, Flickr, CC BY-SA 2.0 El interés por los alimentos saludables y los productos bio ha experimentado un gran crecimiento en los últimos seis años en la República Checa, según un estudio que la compañía Nielsen ha realizado para la Unión de Comercio y Turismo.

Dicho estudio muestra que además de este interés por la alimentación y un estilo de vida saludables, los checos suelen ser clientes conservadores que tardan más en darles oportunidades a las marcas que no conocen.

Entre los productos que más han crecido en el mercado checo, destacan las leches y yogures fabricados a partir de ingredientes que no son lácteos, como explica a la Radiodifusión Checa Břetislav Chovítek, director comercial de Nielsen.

Foto: Jaroslav MachFoto: Jaroslav Mach “La categoría de alimentos saludables crece más rápido que otras. Concretamente un 47% en los últimos seis años, mientras que la de alimentos insanos ha crecido un 30%. Si miramos qué alimentos saludables están creciendo con mayor rapidez, se trata principalmente de alternativas a los lácteos, como leches vegetales y yogures vegetales”.

Este interés por cuidar la alimentación también lo confirma la cadena de supermercados Albert, desde donde apuntan que en sus nuevos establecimientos dedican un tercio de la superficie a los alimentos frescos.

La gente busca asimismo más alimentos pensados para alguna intolerancia alimenticia concreta. Y según Jiří Mareček, portavoz de Albert, otro sector que está aumentando sus ventas es el de los productos bio.

Foto ilustrativa: rawpixel, Pixabay / CC0Foto ilustrativa: rawpixel, Pixabay / CC0 “Los productos preferidos en este sector son los plátanos bio y la leche bio, pero los clientes también compran otros productos orgánicos, que les interesan ya sea por salud o porque les preocupa el cuidado del medioambiente”.

En lo que se refiere a frutas, por ejemplo, el mercado de las frambuesas y los aguacates se ha multiplicado por siete en todo el país en los últimos seis años. Algo que se puede percibir en la oferta de muchos restaurantes que ahora ofrecen entre sus platos más típicos tostadas con aguacate.

De acuerdo con un estudio denominado Global Burden of Disease, el 58% de los checos tiene problemas de sobrepeso, y la cifra sigue creciendo.

Es por ello que, en principio, esta tendencia a buscar alimentos más sanos puede interpretarse como una noticia positiva. Pero los médicos advierten: no todo lo que se vende como comida saludable tiene por qué serlo.

En este sentido se expresa Margit Slimáková, especialista en prevención sanitaria y alimentación.

Margit Slimáková, foto: Milan Baják, Archivo de ČRoMargit Slimáková, foto: Milan Baják, Archivo de ČRo “Me parece bien que crezca el interés por los productos sanos, la pregunta es si sabemos qué es un alimento saludable. Para mí, productos procesados como la leche vegetal no lo son. Y lo mismo sucede con algunos cereales y barras de muesli. Normalmente, estos productos están muy procesados y tienen grandes cantidades de azúcar, y a veces contienes aditivos innecesarios”.

Los especialistas señalan que no hay que dejarse llevar por la apariencia de las etiquetas y los envoltorios, sino que es necesario prestar atención siempre que sea posible a los ingredientes con los que se ha fabricado algo y a su origen.

14-06-2019