El “lobbista” del ex alcalde de Praga será procesado por conducir ebrio

26-03-2012

Roman Janoušek conocido ‘lobbista’ y amigo del ex alcalde mayor de Praga, Pavel Bém, está en problemas. Además de ser sospechoso de comportamiento corrupto, provocó un grave accidente de tránsito tras conducir bajo los efectos del alcohol el fin de semana.

Roman Janoušek, foto: TV NovaRoman Janoušek, foto: TV Nova Conocido en los círculos políticos, pero todo un desconocido para los ciudadanos de a pie, Roman Janoušek ocupa desde hace días los principales titulares de los medios de comunicación.

El diario Mladá Fronta Dnes publicó el contenido de escuchas telefónicas efectuadas por el Servicio de Seguridad (BIS) durante una investigación de sospechas de corrupción.

Ahora Janoušek vuelve a ocupar los titulares de la prensa por otra razón. El fin de semana provocó un accidente de tránsito. Conducía bajo los efectos del alcohol, chocó contra un vehículo en carretera y se dio a la fuga.

La portavoz policial, Eva Kropáčová, confirmó que una mujer se encuentra hospitalizada con heridas de gravedad como consecuencia del accidente de tránsito y que le fue concedida protección especial.

“La Policía estudia todos los riesgos que pueden derivar de la situación surgida. La paciente cuenta con protección policial, pero debido a las investigaciones que se llevan a cabo, no daremos más información”, indicó la portavoz.

De acuerdo con testigos oculares, la mujer del vehículo afectado alcanzó a Janoušek a unos cuantos metros en el semáforo, pero éste de manera intencionada la atropelló y nuevamente se dio a la fuga, hasta que fue detenido por la Policía.

Los agentes del Servicio de Seguridad detectaron en 2007 delicadas conversaciones telefónicas entre Pavel Bém, entonces alcalde mayor de Praga, y Roman Janoušek.

De las escuchas se desprende que Janoušek contaba con una fuerte influencia en el Ayuntamiento y prácticamente él decidía sobre una serie de operaciones comerciales con propiedades públicas.

Varios departamentos de la Policía participan ahora en las investigaciones de lo que parece ser un escándalo de dimensiones colosales. Además de las sospechas de corrupción y tráfico de influencias, resulta que la agencia de detectives privados ABL, tuvo acceso a las escuchas.

El antiguo dueño de esa agencia es el jefe de la bancada parlamentaria de Asuntos Públicos (VV) Vít Bárta, una de las formaciones de la coalición gubernamental, y Bárta tiene un caso pendiente por corrupción.

Pavel Bém, foto: Tomáš AdamecPavel Bém, foto: Tomáš Adamec Y como si esto fuera poco los agentes de la Policía uniformada que detuvieron a Janoušek serán investigados porque cometieron una serie de errores durante la detención. No hubo prisión preventiva aún cuando atentó contra la vida de una persona.

Además de las sospechas de corrupción, contra Roman Janoušek penden ahora cargos por conducir ebrio, darse a la fuga y no socorrer a la persona atropellada, por lo que podría ser condenado a hasta diez años de prisión.

26-03-2012