El jazz afrocubano también reside en Praga

15-09-2011

El jazz afrocubano también tiene cabida en Praga, de la mano del trompetista y profesor Lázaro Cruz Olmo. El Instituto Cervantes de Praga acogió el miércoles una charla-concierto de este experto en jazz, quien dejó hace años su Cuba natal para asentarse en la República Checa.

Lázaro Cruz Olmo. Foto: Noelia RojoLázaro Cruz Olmo. Foto: Noelia Rojo Los checos son reconocidos amantes del jazz clásico. Pero de a poco, principalmente gracias al aporte del trompetista cubano Lázaro Cruz, van acercándose también al jazz afrocubano.

Hace más de 20 años que este músico cambió el calor de la isla caribeña por el frío de la capital checa.

Lázaro Cruz Olmo ofreció este miércoles una conferencia-concierto en el Instituto Cervantes, en la que, de la mano de conocidas canciones cubanas, brindó un resumen del rico legado musical de su isla.

“Son canciones conocidas cubanas. No puedo tocar otras canciones porque no tengo acompañamiento, entonces tuve que elegir canciones que ya en el primer contacto con el público checo, el público pudiese reaccionar. Porque yo tengo un grupo, un quinteto. Tocamos en la República Checa, en Alemania y en diferentes ciudades europeas. Es un quinteto de jazz de los años 50. O sea, tocamos Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Miles Davis. Y el público checo creo que reacciona bastante bien ante nuestra música’’.

Gonzalo Rubalcaba, foto: 5passionllc, Creative Commons 3.0Gonzalo Rubalcaba, foto: 5passionllc, Creative Commons 3.0 El músico aprovechó de explicar también los motivos que le indujeron a asentarse en la República Checa.

“Yo vine como estudiante en el año 1974 y aquí estudié hasta 1980. Después regresé a Cuba, allí fui profesor del Instituto Superior de Arte en La Habana y fui integrante del grupo de jazz de Gonzalo Rubalcaba. Con él toqué y grabé. Y luego, cuando cayó el bloque soviético, como mi esposa es checa y vivíamos en Cuba, sus padres se preocuparon. No hubiera habido ningún problema, teníamos buen trabajo allí. Yo era profesor de la Escuela Superior de Arte y ella era doctora en el Instituto Psicológico de La Habana. Pero bueno, las cosas de la vida nos trajeron de nuevo aquí a la República Checa, a lo que yo no hice ningún tipo de resistencia’’.

Y aunque dice echar mucho de menos su Cuba natal, Lázaro Cruz reconoce el cariño que siente por Praga y por los checos, en general.

Lázaro Cruz Olmo. Foto: Noelia ROjoLázaro Cruz Olmo. Foto: Noelia ROjo “Praga es una de las ciudades más lindas del mundo. Sí, es la ciudad de las cien torres. Es la ciudad donde se une lo humano, lo cultural, lo espontáneo. Luego, el checo, es una persona muy amistosa. Tiene, como es lógico, su carácter, pero como lo puedan tener los madrileños, por ejemplo. Se dice de los madrileños que no son malos, pero son duros. Yo verdaderamente en la República Checa he sentido siempre ese calor humano de los checos. De mis profesores, por ejemplo. De mis compañeros de estudio. Nunca he tenido el mínimo problema aquí en la República Checa’’.

En Cuba, Lázaro Cruz tocó con uno de los grandes músicos cubanos de jazz, Gonzalo Rubalcaba, quien llegó a ser nominado a los premios Grammy por mejor álbum de jazz latino.

Lázaro Cruz y su grupo tocarán próximamente en distintas ciudades europeas.

15-09-2011