El grupo energético checo ČEZ continúa su expansión con la compra de la rumana Termoelectrica

26-09-2008

La empresa energética checa ČEZ ha puesto un pie más firme en Rumanía. Después de unos seis meses de negociaciones, el gigante checo ha conseguido hacerse con el grupo Termoelectrica. Con esto continúa la expansión de ČEZ en el Este de Europa. Según los expertos el próximo paso será Polonia.

Aunque todavía quedan por concretar algunos detalles con el gobierno rumano, como la participación exacta en el accionariado de Termoelectrica, la decisión es firme y permitirá al gigante energético checo una ampliación considerable de su mercado. El próximo paso será la creación de nuevas infraestructuras de suministro eléctrico en la región rumana de Galato, lo que supondrá una inversión de entre 300 y 400 millones de euros.

El grupo ČEZ opera en Rumanía desde 2005, cuando adquirió la mayor parte de la distribuidora energética Electrica Oltenia. El mes pasado ČEZ anunció la inversión de más de 1.000 millones de euros en la construcción de parques eólicos en Rumanía.

El analista de Atlantik FT, Petr Novák, nos comenta cuáles serán los próximos pasos de ČEZ.

“La próxima en la lista, en mi opinión, será Polonia, donde el Gobierno ha comenzado a privatizar el sector energético polaco. En el futuro creo que será una gran oportunidad para ČEZ. Y además del Este de Europa también son una posibilidad Kazajstán y Vietnam”, comentó.

De hecho, este mes el grupo energético checo compró el resto de las acciones que le faltaban para controlar totalmente la empresa polaca Elektrownia Skawina. La operación tuvo un coste de 26 millones de euros y le permitirá a ČEZ el control completo de la central eléctrica de Skawina.

Novák explica que la expansión de ČEZ hacia el Este se debe a las grandes posibilidades de inversión que se generan actualmente en estos mercados.

“Por supuesto todo es cuestión de dinero. La razón por la que el estado polaco se quiere desprender de sus empresas energéticas es que necesita invertir en nuevas infraestructuras para cumplir los requisitos medioambientales de la Unión Europea. Lo mismo sucede en los Balcanes, donde las infraestructuras se hacen viejas y los gobiernos no tienen los medios necesarios para renovarlas”, explicó.

Actualmente ČEZ planea construir en Polonia una central eléctrica de gas que complementaría a la planta recién adquirida de Skawina. De esta manera se elevaría la potencia del conjunto de los 490 megavatios actuales a 890. La energética checa poseé también en el país vecino la central eléctrica Elcho, de 238 megavatios de potencia.

26-09-2008