El Gobierno volvió a dar un chasco a los homosexuales

05-02-2004

El Gobierno checo aplazó por tiempo indeterminado el debate sobre la ley para la unión legal de las parejas homosexuales.

Manifestación de los homosexuales en Praga, foto: CTKManifestación de los homosexuales en Praga, foto: CTK Por segunda vez en las últimas dos semanas el Gabinete checo retiró de la mesa de negociaciones el proyecto de ley que posibilite a los homosexuales el registro civil como pareja.

De cara a las protestas cada vez más enérgicas de representantes del democristiano Partido Popular, el Primer Ministro checo, Vladimír Spidla, decidió aplazar el debate sobre la igualdad social ante la ley de parejas gay y lesbianas, subrayando que él mismo es partidario de tal norma.

"Llegué a la conclusión de que la situación no está madura para que la ley sea aprobada. Por ello decidí consultar antes el asunto a través de los partidos políticos", indicó Spidla.

El Gobierno volvió a evitar la discusión sobre la ley de parejas de hecho que garantice a los homosexuales los mismos derechos y obligaciones que los heterosexuales en asuntos como herencia o inquilinato. Su postura provocó otra decepción entre la comunidad homosexual. Consideramos dicha ley de suma importancia, señaló la portavoz de la Liga de Gays y Lesbianas, Tereza Kodícková.

"Dado que está en el plan legislativo del Gabinete y fue aplazada ya la semana pasada, nos sentimos muy indignados y frustrados, porque esa ley es para nosotros una cuestión vital", apuntó Kodícková.

Los homosexuales se dirigirán ahora probablemente directamente a los diputados para buscar su apoyo. La nueva versión de la ley sobre el registro civil de parejas gay y lesbianas podría incluir propuestas "más atrevidas" que la presentada al Gobierno - la obligación de manutención mutua o una renta para la pareja del finado, por ejemplo.