El Gobierno subvencionará los almuerzos escolares para niños pobres

04-05-2016

Son cada vez más los escolares en la República Checa que no almuerzan en su colegio porque sus padres no tienen dinero para pagarle la comida. A fin de proteger la salud de los menores, los ministerios de Educación, y de Trabajo y Asuntos Sociales, decidieron subvencionar los almuerzos a los escolares de familias de escasos recursos.

Foto: ČTFoto: ČT Unos 100.000 niños en Chequia están amenazados por la pobreza. Las causas son muchísimas, la mayoría de estos menores provienen de familias incompletas, sin trabajo o con otro problema de orden social. Muchos niños no pueden ni almorzar en su escuela y pasan hambre, porque sus padres no pueden pagárselo. Esto a pesar de que un almuerzo en un comedor escolar cuesta poco menos de un euro y mensualmente hay que pagar así unos 18 euros. Hasta hace poco ayudaban en semejantes casos diversas organizaciones sin fines de lucro.

En vista de que el problema se está agravando y cada vez más niños pasan hambre, el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales aprobó recientemente una subvención de unos 740.000 euros para ser distribuida en cuatro regiones del país y destinada a cubrir los almuerzos a niños entre tres y 15 años de edad que provengan de familias pobres. El dinero de ese fondo puede solicitarlo cualquier escuela que registre semejantes problemas, afirma Petr Habáñ, portavoz del Ministerio de Trabajo.

Foto: ČTFoto: ČT “El dinero puede ser aprovechado para los almuerzos de los escolares, así como también para las meriendas por ejemplo, de niños más pequeños en los parvularios. La subvención es para la comida completa y a los menores les es concedida de forma anónima”.

Más de un millón de euros decidió destinar a la comida de los escolares de familias de escasos recursos el Ministerio de Educación. Esta suma alcanzará para pagar los almuerzos a aproximadamente 5.500 colegiales durante todo el próximo año escolar. A escoger a los niños que necesitan este tipo de asistencia ayudarán tanto los propios centros educativos como organizaciones sin fines de lucro, que por ejemplo organizan el tiempo libre de los menores de familias pobres.

04-05-2016