El fugitivo Radovan Krejcír podría ser extraditado a la RCh

24-04-2007

Las autoridades checas están reuniendo la documentación para solicitar a la República de Sudáfrica la extradición del empresario checo Radovan Krejcír acusado de fraude y de planificar un asesinato.

Foto: CTKFoto: CTK Desde hace un año y medio, el multimillonario Radovan Krejcír vive con su familia en las islas Seychelles, donde se refugió después de haber escapado a la policía checa. A partir de entonces Praga intenta acordar con las autoridades seychellenses la extradición de Krejcír.

El pasado fin de semana, Radovan Krejcír fue detenido en Johannesburgo por la policía sudafricana, por viajar con documentos falsos.

"La detención de Krejcír no fue casual sino que fue resultado de una estrecha cooperación de cuerpos policiales y de los servicios secretos de varios países", recalcó Ivan Langer, ministro checo del Interior.

Por su parte, el portavoz de los servicios secretos civiles checos Bohumil Srajer señaló que Krejcír se sentía demasiado seguro de si mismo y cometió el error de abandonar las islas Seychelles. Al parecer, fue obligado a viajar por problemas financieros.

Ivan Langer, ministro checo del Interior (Foto: CTK)Ivan Langer, ministro checo del Interior (Foto: CTK) "El empresario tenía últimamente serios problemas financieros y parece que no se llevaba bien con mucha gente en las islas Seychelles. A la vez no esperaba que pudiera ser detenido. Cuando eso ocurrió se veía muy sorprendido, según la información que disponemos", dijo Bohumil Srajer.

A comienzos de los años noventa, el futuro "enemigo número uno del Estado Checo", era un joven estudiante de economía que vivía en el noreste del país y al que le conocía sólo un determinado número de personas. Al terminar los estudios abrió un pequeño comercio con alimentos y productos de tabaco. Más tarde aprovechó la privatización por cupones y amasó una gran fortuna.

En la segunda mitad de los años noventa Krejcír era copropietario de varias empresas del país y fue entonces que comenzó a malversar los fondos de esas compañías. Mientras que las empresas terminaban en quiebra, Krejcír depositaba enormes recursos financieros en el exterior. La policía le seguía ya la pista y reunía pruebas contra él. Tras ser detenido en 2005, el empresario logró huir a la policía durante un registro domiciliario y se radicó en las islas Seychelles.

La "aventura" del empresario fugitivo Radovan Krejcír terminó el pasado fin de semana tras su detención en Sudáfrica. El ministro de Justicia, Jirí Pospísil considera que su extradición no debería representar problema alguno.

"Hemos solicitado la detención preventiva de Krejcír y en los próximos 40 días presentaremos a las autoridades sudafricanas la solicitud para su extradición. Luego ya dependerá de las autoridades de ese país si responderán positivamente a nuestra solicitud. Estamos dispuestos a enviar a Johannesburgo los documentos que se nos soliciten para abreviar los trámites", recalcó Pospísil.

Praga confía en que Krejcír comparecerá finalmente ante los tribunales checos. En el pasado, la República Sudafricana había extraditado a dos checos, proceso que duró unos cuantos meses. Lo mismo se espera en el caso de Radovan Krejcír.

24-04-2007