El festival ‘Sobre el Río’ entra en su recta final mirando hacia Argentina

07-08-2009

A dos días de concluir, el festival de cine ‘Sobre el Río’ presenta un viernes rebosante de argentinidad. A las habituales proyecciones del ciclo de cine argentino se suman películas de otros países dedicadas a ese país Latinoamericano, una mesa redonda sobre su escuela de cine y, por supuesto, tango.

Federico Godfrid, foto: Carlos FerrerFederico Godfrid, foto: Carlos Ferrer Argentina se ha convertido en uno de los protagonistas principales de este último tramo del festival de cine ‘Sobre el Río’, que concluirá este fin de semana en Písek. El ciclo de cine argentino, que ha reunido el insólito número 50 películas de diferentes periodos, tiene como colofón una mesa redonda, ‘Escuela Argentina’, dedicada a señalar las pautas del cine argentino contemporáneo.

En el debate se cuenta con la presencia de todos los directores argentinos invitados para el festival, que no son pocos: Carlos Sorín, Federico Godfrid, María Victoria Menis, Diego Sabanés y Santiago Loza. Precisamente este último presenta en el festival toda su filmografía, incluyendo ‘Ártico’ (2008), un trabajo muy particular sobre el que mismo Loza nos da los detalles.

“Es una película que se hizo de un modo bastante particular porque se hizo con un apoyo mínimo de producción, o sea con muy poco dinero, y es una película hecha en cinco días, y con un grupo muy reducido de personas. La propuesta era ver si podíamos llegar a armar una película en estas condiciones. Teníamos un solo actor y el resto era la gente que íbamos encontrando en la calle para participar de la película. Había una línea narrativa clara y en el resto había un margen muy importante de improvisación”.

Por su parte, el joven Federico Godfrid presento en ‘Sobre el Río’ su ópera prima ‘La Tigra, Chaco’, que ya cosechó un gran éxito en el festival de Karlovy Vary de este año y que continúa siendo primicia, ya que de momento no se ha estrenado oficialmente en Argentina.

Santiago LozaSantiago Loza Godfrid, que volvió al cine con esta obra después de un largo paréntesis, considera fundamental haber podido rodarla en calidad de codirector, junto a su amigo Juan Sasiaín.

“Los dos tenemos puntos de vista similares ante el hecho artístico, nos interesan las mismas cosas, entonces es un poco más fácil. No deja de ser difícil, también hemos tenido nuestras peleas y discusiones. Pero también para mí fue muy interesante poder codirigir una ópera prima. Porque el lugar del director, sobre todo en el cine, todo el tiempo te está pidiendo respuestas. Todo te preguntan. Vos sos el padre de un grupo de 25 personas. Entonces en una ópera prima para mí estuvo buenísimo codirigir porque cuando uno a veces no tenía la respuesta se podía quedar callado y el otro respondía. Las responsabilidades se dividían y eso hacía que cargarlo sobre los hombros fuera más fácil”.

Además de cine propiamente argentino, estos últimos días de festival incluyen también películas dedicadas a este país latinoamericano. Es el caso de ‘Evita’ (1996), de Alan Parker, ‘La Lección de Tango’ (1997), de la británica Sally Potter y los trabajos de la checa Jana Boková ‘Diario de un Cuento’ (1998), ‘Tango Salón, Confitería la Ideal’ (2004) y ‘Argentinien Journey, una Trilogía’.

Para completar las proyecciones, el festival incluye una exhibición de tango sobre uno de sus monumentos más representativos, el puente medieval que cruza el Otava. En el programa además se ha contado con las actuaciones de Bona Fide Tango y la representación de la obra de teatro argentina ‘Días de las Noches’, a cargo de la compañía Teatr Nowego Fronta.

07-08-2009