El Estado podría pagar estudios en el extranjero a los jóvenes talentos

03-09-2010

El Consejo Económico Nacional conoce la receta para atraer la élite intelectual a la administración pública. Propone pagar a los jóvenes más talentosos estudios en universidades extranjeras, con la condición de que después vuelvan al servicio del Estado.

Foto: Griszka Niewiadomski / Stock.XCHNGFoto: Griszka Niewiadomski / Stock.XCHNG Las universidades nacionales no son capaces de crear un ambiente atractivo para estudiantes superdotados ni apoyar el desarrollo de su talento, coinciden los expertos. Los jóvenes genios tienen así dos opciones: conformarse con esta situación o buscar suerte en el extranjero.

El Consejo Económico Nacional apela al Gabinete de Petr Nečas para que apoye a los estudiantes con mejores resultados. Propone que el Estado les pague estudios de alto nivel en el extranjero, eso sí, con la condición de que después regresen al país y trabajen durante algún tiempo en la administración pública. Daniel Münich, miembro de dicho Consejo, aporta más detalles.

Daniel MünichDaniel Münich “Estamos hablando de un grupo muy reducido de estudiantes, los mejores de los mejores, aquellos que al terminar la secundaria tienen casi el mismo nivel de conocimientos como los egresados universitarios”, sostiene el economista.

Los adversarios del proyecto argumentan que personas de estas cualidades no tendrán ninguna motivación para regresar a Chequia y que, si lo hacen, sólo será para cumplir con su compromiso y después volverán a salir al extranjero, ya que trabajar en la administración pública checa estaría por debajo de su nivel intelectual y económico.

Daniel Münich rechaza tales especulaciones. Insiste en que el Estado checo es capaz de ofrecer puestos atractivos, ya sea en el ámbito científico o diplomático, por ejemplo. Pero aunque la élite intelectual checa se quede en el extranjero, el Estado puede beneficiarse de ello, indica el economista.

“Tenemos la experiencia de que estas personas, aunque permanezcan en el extranjero, mantienen relaciones con su país de origen y muchas veces desarrollan actividades en las que involucran a sus compatriotas para los que supone una gran experiencia profesional”, recalca Munich.

El ministro de Educación, Josef Dobeš, se mostró a favor del proyecto. Por su parte, al ministro de Finanzas, Miroslav Kalousek, no le gusta mucho la idea. Dice que el éxito profesional es algo que no se perdona en Chequia y teme que estas “personas privilegiadas” sufrirían acoso de parte de sus colegas, ya que representarían una competencia no deseada.

03-09-2010