El Estado devolverá a la Iglesia propiedades perdidas con el comunismo

31-05-2011

Las diferentes Iglesias checas podrían recuperar las propiedades que perdieron con el ascenso de los comunistas al poder. Una comisión estatal tiene un plan para acabar con esta reivindicación de décadas.

La comisión estatal para la normalización de relaciones entre el Estado y la Iglesia anunció su plan este lunes para restituir a las instituciones los bienes que les fueron expropiados por el régimen comunista. Las Iglesias recuperarían el 56% de sus terrenos. Se trata principalmente de campos, bosques y estanques que suman en total un valor que supera los 3.000 millones de euros. El resto, que no puede ser devuelto, asciende a 2.400 millones de euros y sería pagado por el Estado durante los próximos 15, 20 o 30 años.

Si el Gobierno lo aprueba, el plan podría empezar a aplicarse desde julio de 2012. Según los representantes del Estado en la reunión con las Iglesias, el acuerdo debería ser aceptable para las partes. El ministro de Cultura, Jiří Besser, presidente de la comisión asegura que se ha pensado en todos los matices que presenta la cuestión.

Ministro de Cultura, Jiří BesserMinistro de Cultura, Jiří Besser “Los representantes del Estado han tenido en cuenta a la hora de trazar este plan tanto el contexto histórico del problema, las posibilidades económicas del Estado, así como la situación política actual de la sociedad checa”.

Por su parte, los negociadores de la Iglesia católica, anunciaron que todavía tienen que consultar a sus expertos económicos, pero no dudaron en mostrar su satisfacción al ver que su reivindicación de décadas puede estar mucho más cerca de ser satisfecha.

El arzobispo de Praga, Dominik Duka, pidió tranquilidad a todos aquellos que tengan una propiedad en un terreno que perteneció en otro tiempo a la Iglesia.

Arzobispo de Praga, Dominik DukaArzobispo de Praga, Dominik Duka “La única persona jurídica obligada es el Estado, así que no están amenazados los municipios, las ciudades, ni los propietarios privados que en los últimos tiempos, sobre todo durante el comunismo, se compraron terrenos y se construyeron una casa. Todos ellos pueden estar tranquilos”.

El Gabinete de Mirek Topolánek ya hizo una propuesta en términos mucho menos favorables para la Iglesia que no fue aceptada en su día. En este caso, solo uno de los tres partidos del Gobierno, Asuntos Públicos, ha declarado a través de su vicepresidenta Kateřina Klasnová, miembro de la comisión, no estar plenamente satisfechos con el plan. Según Klasnová no está claro de dónde saldrá el dinero que habrá que entregar a las Iglesias, principalmente a la católica, ya que del total de los bienes, el 83% es a ellos a quien pertenecía antes de la Segunda Guerra Mundial.

31-05-2011