El caso del pañuelo islámico llega a los tribunales

02-11-2016

La denuncia presentada por una estudiante de enfermería musulmana, a la que no dejaron cubrirse la cabeza con el hiyab, ha llegado al Tribunal de Praga. Ahora se decidirá si en la República Checa los centros educativos tienen derecho o no a determinar el modo de vestir de sus estudiantes.

Ivanka Kohoutová (a la izquierda) con sus estudiantes y simpatizantes, foto: ČTKIvanka Kohoutová (a la izquierda) con sus estudiantes y simpatizantes, foto: ČTK Dos jóvenes musulmanas, una somalí y la otra afgana, que estudiaban enfermería en Praga, se encontraron en 2013 con que el centro les prohibía llevar en la cabeza el pañuelo islámico o hiyab, que cubre el pelo dejando el rostro al descubierto. Una de ellas, la somalí, interpuso una denuncia, que ahora ha llegado al Tribunal de Praga.

Una de las chicas se marchó inmediatamente y la otra acabó dejando los estudios un tiempo después. Desde la escuela de enfermería niegan que se produjera discriminación de ningún tipo, y que se limitaron a aplicar las normas de vestimenta válidas para todos los alumnos. La directora, Ivanka Kohoutová, asegura que el hiyab suponía un impedimento.

Los simpatizantes de Ivanka Kohoutová y sus oponentes discutiendo en la antesala del Tribunal de Praga, foto: ČTKLos simpatizantes de Ivanka Kohoutová y sus oponentes discutiendo en la antesala del Tribunal de Praga, foto: ČTK “Educación física, laboratorios químicos, prácticas, realización de los exámenes de selectividad, donde los estudiantes se sortean el departamento, así que pueden asistir también a hombres, incluyendo alimentación y cuidados higiénicos. En estos campos de la enfermería no habríamos podido mantener el perfil de un graduado así ni el plan de estudios”.

En 2014 la defensora del pueblo checa, Anna Šabatová, salió en defensa de las muchachas. En su opinión para la enseñanza teórica no es posible prohibir el pañuelo y en las prácticas en los hospitales se aplica la normativa vigente. Anna Šabatová,  foto: Adam Kebrt, ČRo Anna Šabatová, foto: Adam Kebrt, ČRo

“El reglamento establece el uso de utensilios de protección y es necesario respetarlo. Según la ley antidiscriminación se entiende que su objetivo legítimo es la protección de la salud. Por tanto en los hospitales, cuando es obligatorio usar utensilios de protección, es posible sustituirlos por el hiyab”.

Stanislav Křeček, foto: Filip JandourekStanislav Křeček, foto: Filip Jandourek En contra del punto de vista de la defensora del pueblo se pusieron la Inspección Escolar checa e incluso el mismo subsecretario de Šabatová, Stanislav Křeček, para el que cada escuela tiene el derecho a decidir cómo tienen que ir vestidos sus estudiantes.

La estudiante somalí espera del Tribunal que la escuela de enfermería haga una disculpa pública y le ofrezca una compensación económica de aproximadamente 2.200 euros. De momento el centro ha cambiado sus estatutos, y aunque las coberturas de la cabeza siguen prohibidas, la directora puede hacer una excepción por motivos religiosos.

02-11-2016