El Bohemians 1905 podría recuperar su legendario estadio Ďolíček

Aumenta la esperanza del Bohemians 1905 de volver a jugar en su legendario estadio, Ďolíček. El movimiento político, creado por los fans de este equipo de fútbol, logró convencer a los ediles del Ayuntamiento de Praga 10 para que busque los medios necesarios para su adquisición y reconstrucción.

El estadio Ďolíček, foto: Kristýna MakováEl estadio Ďolíček, foto: Kristýna Maková El estadio Ďolíček, fundado en 1932, es uno de los recintos deportivos de fútbol checos más famosos. El Bohemians de Praga vivió allí su época más célebre, en 1983 llegó a las semifinales de la entonces Copa de la UEFA y logró ganar por primera y última vez la liga nacional.

Los viejos éxitos contrastan con la triste situación actual del club que en 2005 se halló a punto de declararse en bancarrota y cinco años más tarde tuvo que abandonar su estadio por no cumplir con los requisitos de la Asociación Checo-Morava de Fútbol. El equipo no disponía de finanzas necesarias para su reconstrucción.

Petr Voženílek, foto: Archivo del Dukla PragaPetr Voženílek, foto: Archivo del Dukla Praga Petr Voženílek, presidente de la Comisión para los Estadios de la Asociación, señaló que es impensable que la liga regrese a ese estadio sin su modernización.

“Será necesario llevar a cabo una reconstrucción completa del campo de juego y crear un sistema de calefacción del césped”, dijo.

Los verdiblancos siguen entrenando en Ďolíček, pero los partidos de la Liga tienen que jugarlos en el estadio Synot Tip Arena de su rival capitalino, el Slavia, situado también en el distrito de Praga 10. Los fieles hinchas del Bohemians no se han conformado con esa situación. Fundaron el movimiento político, en las elecciones regionales de 2010 ganaron tres escaños de la municipalidad de Praga 10 y trabajan duro para asegurar los medios necesarios para que la hinchada del Bohemians pueda regresar a su hogar.

El distrito de Praga 10 se interesaba por adquirir el estadio ya en 2005, pero el antiguo dueño lo vendió al final a la compañía Bohemians Real por unos tres millones de euros. La empresa invirtió otro millón en la reconstrucción de las gradas, pero no tiene previsto gastar más dinero en su modernización y actualmente está esperando recibir una buena oferta para venderlo.