El bloqueo de las fronteras checo-austríacas

06-11-2000

Pese a los esfuerzos conciliadores del canciller austríaco, Wolfgang Schüssel, los adversarios de la Central Electronuclear de Temelín ampliaron el domingo pasado sus bloqueos de protesta a los 15 pasos fronterizos entre la República Checa y Austria. Según las declaraciones de algunos ecologistas austríacos, el bloqueo continuará hasta el próximo jueves.

La nueva ola de bloqueos fue iniciada el viernes pasado en Bohemia del sur y paultatinamente fue ampliada a todos los pasos fronterizos checo-austríacos, incluyendo los moravos, ubicados en Moravia del sur. Según el permiso previo de las autoridades austríacas, el bloqueo podía prolongarse hasta la noche de este lunes, pero el portavoz del Comité Antiatómico Checo-Austríaco, Manfred Doppler, informó a la agencia APA que las acciones de protesta contra la planta checa de Temelín continuarían hasta el próximo lunes.

Tomando en consideración estos hechos, el Primer Ministro checo, Milos Zeman, reiteró que si los bloqueos de los pasos fronterizos entre los dos países no finalizaban esta tarde, no continuaría sus negociaciones sobre Temelín con el canciller austríaco, Wolfgang Schüssel.

"Si los bloqueos continúan, a mi juicio no existirá razón alguna para que siga negociando con la parte austríaca, y esto al menos a nivel de jefes de Gobierno," señaló Milos Zeman, agregando que en este caso sería inútil tratar con un gobierno tan débil e incapaz de asegurar la permeabilidad de sus fronteras.

Milos Zeman expresó asimismo que prefiere un gobierno fuerte del canciller Schüssel, en vez de un gobierno en la sombra, encabezado por el gobernador regional, Jörg Haider. Según Milos Zeman, precisamente este líder del Partido Liberal es el verdadero autor de todos los problemas checo-austríacos.

De continuar el bloqueo de los pasos fronterizos checo-austríacos, el Gobierno checo tratará con Eslovaquia y Alemania sobre la alternativa de desvíos provisionales del transporte a través de sus territorios, declaró Milos Zeman, reiterando asimismo que la frontera checo-austríaca es paralelamente una frontera externa de la Unión Europea, por lo que la República Checa había presentado una queja en Bruselas. Según Milos Zeman, Chequia se esforzará por lograr que los camioneros checos afectados por los bloqueos sean indemnizados por Austria.

06-11-2000