El asesinato de la periodista Slonková no hubiese sido el último

30-07-2002

La reportera de Mladá Fronta Dnes, Sabina Slonková, no era supuestamente el único periodista destinado a ser físicamente liquidado por el ex secretario general del Ministerio de RR.EE., Karel Srba. Václav Hrubý, ex jefe del Centro de Conferencias de Stirín, afirma que en la lista de periodistas incómodos figuraba además otro nombre.

Sabina Slonková, Foto: CTKSabina Slonková, Foto: CTK Václav Hrubý se entrevistó con el presidente de la Policía checa, Jirí Kolár, para informarle que existen supuestamente planes para el asesinato de otro periodista.

"Amenazas fueron dirigidas también a otro periodista, empleado de la televisión", dijo Hrubý.

Hrubý insiste en que detrás de estas actividades criminales figura el círculo de personas en torno al ex secretario general del Ministerio de RR.EE., Karel Srba. Este fue acusado, junto con cuatro personas más, de fraguar planes para asesinar la periodista, Sabina Slonková.

Václav Hrubý solicita también que sea nuevamente investigado el caso de su destitución del cargo del jefe del Centro de Conferencias de Stirín. Hrubý afirma que se le obligó a abandonar el puesto tras negarse a elaborar documentos falsos que tenían por objetivo desacreditar al ex jefe de la diplomacia checa, Josef Zieleniec. Hrubý sostiene que fue entonces objeto de presiones y amenazas precisamente por parte de los subordinados del ex ministro de RR.EE., Jan Kavan.

El ex ministro Kavan es actualmente objeto de duras críticas por haber admitido como colaborador cercano a Karel Srba. Kavan expresó estar dispuesto a asumir la responsabilidad por sus eventuales errores.

Miroslav Krizenecký, abogado de Karel Srba, afirma que su cliente se ha convertido en víctima de la venganza de Václav Hrubý. Krizenecký sostiene además, que la causa de la periodista Sabina Slonková sirvió a la policía de pretexto para conseguir pruebas sobre las operaciones turbias de Karel Srba. La policía encontró en su domicilio un millón de euros y armas ilegales.

30-07-2002