El agroturismo registra un boom en Chequia

17-09-2015

El agroturismo se ha hecho muy popular en la República Checa en los últimos años. Se calcula que en el país hay varios centenares de lugares que se dedican a esta actividad y que ofrecen maravillosos paisajes, además de nuevos conocimientos de la vida y trabajo en una granja. No obstante, en comparación con países como Italia o Alemania, donde el turismo rural tiene una larga tradición, en Chequia este sector se encuentra más bien en sus comienzos.

Foto: Kristýna MakováFoto: Kristýna Maková El agroturismo comenzó a dar sus primeros pasos en Chequia a comienzos de los años noventa, tras los cambios democráticos en el país. Pasados más de 20 años, se convirtió en una de las formas más populares entre los habitantes de este país de cómo pasar las vacaciones. Las granjas y cooperativas agrícolas locales son visitadas en la temporada de verano por miles de checos, así como por turistas del extranjero, mayormente por alemanes, holandeses y polacos.

El número de sitios y proyectos que dan a conocer la vida en el campo crece constantemente. Los turistas gustan en especial de las estadías en granjas donde pueden aprender a ordeñar vacas, participar en la cosecha de cereales, en la fabricación de yogures domésticos y en otras faenas del campo. Pero, según dijo a la Radiodifusión checa Karel Havlíček, de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa, a los granjeros checos les falta dinero y experiencia para crear una mayor infraestructura de agroturismo.

Karel Havlíček, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión ChecaKarel Havlíček, foto: Filip Jandourek, Radiodifusión Checa ”Calculamos que en el país hay entre 500 y 700 sitios que se dedican al agroturismo. Pero todavía no ofrecen los mismos servicios que brindan las granjas de agroturismo en el extranjero. En el exterior hay una mayor tradición de las estancias en zonas rurales y el turismo de aventuras, y en las cercanías de las granjas hay rutas para bicicletas, senderos para salir a caballo, restaurantes, cervecerías y otros servicios, lo que en el caso de nuestro país falta todavía”.

Por este motivo, las ganancias del turismo de aventura rural siguen siendo secundarias y los granjeros continúan ganándose la vida con el cultivo de cereales y de otras plantas agrícolas o la ganadería. Según el vicepresidente de la Asociación de Oficinas de Turismo, Jan Papež, en vista del amplio desarrollo del agroturismo en Chequia, los granjeros locales deberían aprovechar la experiencia de sus colegas del exterior que viven de estas actividades. Jan Papež, foto: Matěj Pálka, Radiodifusión ChecaJan Papež, foto: Matěj Pálka, Radiodifusión Checa

”En Austria, Francia, o Nueva Zelanda por ejemplo, el turismo rural representa un negocio muy lucrativo. En Austria uno de cada dos agricultores y granjeros se gana la vida con el agroturismo. Y en Sudáfrica este sector aporta las mismas o mayores ganancias que el cultivo de plantas agrícolas”.

El Ministerio de Agricultura checo se trazó la tarea de ayudar en la ampliación de la infraestructura del agroturismo a través de subvenciones a proyectos respectivos. En los últimos 15 años han sido edificadas nuevas rutas para turistas o senderos a través de zonas vinícolas, con degustación de vinos. Sin embargo, los expertos aseguran que este sector tiene una perspectiva mucho más amplia.

17-09-2015