EE.UU. pide instalar su radar en Bohemia Central

26-01-2007

EE.UU. solicitó oficialmente al Gobierno checo la posibilidad de instalar un radar de defensa antimisil en el polígono militar de Jince, a unos 50 kilómetros al sudoeste de Praga.

Foto: CTKFoto: CTK El primer ministro, Mirek Topolánek, sostuvo que el Gobierno checo contestará a la nota de EE.UU. dentro de varias semanas, después de estudiarla detalladamente. El lugar concreto para la ubicación del radar estadounidense no se ha fijado todavía. El recinto militar de Jince se sitúa en la cresta de la sierra de Brdy ocupando 260 kilómetros cuadrados, una superficie equivalente a la mitad de la extensión de Praga. Los bosques forman el 90 por ciento de este territorio, que el Ejército usa desde el año 1926.

La información sobre la eventual instalación del radar estadounidense cogió desprevenidos a los alcaldes de las localidades adyacentes. El alcalde de la ciudad de Príbram, Josef Rihák, teme que el radar pueda convertirse en blanco de un ataque antes que una base de defensa antimisil. También le preocupan las consecuencias ecológicas, debido a que Brdy es la fuente de agua potable para la región.

"La gente debería ser informada sobre todas las ventajas y los incovenientes. En mi opinión debería celebrarse un referéndum. Creo que todos los ciudadanos deberían manifestar su opinión y el Parlamento debería votar luego de conformidad con ello".

Por el contrario, el viceprimer ministro Alexandr Vondra está convencido de los beneficios de la base.

"La base de radar tendrá que funcionar económicamente, los soldados comprarán provisiones, se construirá la infraestructura. Todo ello significa que la región recibirá, sin duda, recursos para su desarrollo".

Los políticos checos opinan que las negociaciones con EE.UU. podrían prolongarse durante un año. El jefe de la Agencia de Defensa contra Misiles estadounidense, Henry Obering, indicó sin entrar en detalles que EE.UU. tiene una solución de reserva en caso de que fracasen las negociaciones con la República Checa y Polonia, disipando los temores de Moscú de que estas medidas estuvieran dirigidas contra Rusia. La tarea de la base estadounidense en Europa Central será detectar eventuales misiles de largo alcance de Irán.

26-01-2007