Divergencias en la Iglesia católica checa debido al islam

18-08-2016

La Iglesia católica no tiene en Chequia una postura unánime frente al islam. Mientras algunos representantes sostienen que hay que estar alerta ante la violencia, otros aseguran que no es correcto asociar el islam y la violencia.

Foto: Antonio Melina/Agência Brasil, CC BY 3.0 BRFoto: Antonio Melina/Agência Brasil, CC BY 3.0 BR El atentado terrorista que costó la vida al sacerdote católico francés Jacques Hamel ha servido de detonador para sacar a la luz las diferencias que existen en la Iglesia católica checa de cara al islam.

El sacerdote católico Milan Badal, secretario del arzobispo checo, Dominik Duka, comentó lo ocurrido expresando que el islam no se puede considerar como una religión fraterna y amistosa. Existen en ella fuertes tendencias a la violencia.

En declaraciones a la Televisión Checa, el sacerdote reiteró su postura y llamó a estar alertas.

“Lo que yo dije es que en el islam existen fuertes tendencias a la violencia. Por esa razón debemos estar alerta, pero no he dicho que el islam es sinónimo de violencia“.

De acuerdo con el sacerdote Badal, la doctrina del islam sostiene que ellos llevarán la paz al mundo y que el territorio que no es musulmán es el territorio de la guerra y que hay que pacificarlo.

Papa Francisco, foto: Korea.net, CC BY-SA 2.0 GenericPapa Francisco, foto: Korea.net, CC BY-SA 2.0 Generic En la disputa sobre la postura de la Iglesia católica checa de cara al islam intervino el sacerdote y teólogo Tomáš Halík que expresó que es necesario prestar atención a lo que dice el Papa: “No creo que sea justo asociar islam y violencia“ indicó el Sumo Pontífice y agregó que “Si debo hablar de violencia islámica, también tengo que hablar de violencia cristiana. En casi todas las religiones, siempre hay pequeños grupos fundamentalistas. Nosotros también tenemos“.

El experto en temas religiosos Ivan Štampach, antiguo sacerdote católico, respaldó la declaración que hizo Halík al referirse a las palabras del Papa Francisco.

“Es cierto que en el islam existen tendencias violentas, al igual que en el cristianismo. Estas manifestaciones se dieron entre los cristianos a lo largo de la historia, pero también en capítulos más recientes como en los Balcanes o en Irlanda del Norte. Lamentablemente hay cristianos que se respaldan en ciertos pasajes de la Biblia para justificar su actos de violencia”.

Štampach considera incorrecto tildar a todos los musulmanes de violentos, como han tratado de hacerlo creer algunos representantes eclesiásticos y muchos medios de comunicación.

“Hay musulmanes moderados, que respaldan la paz, y hay otros que son violentos. Por eso creo que es correcto hacer la diferencia”.

Ivan Štampach, foto: Kristýna MakováIvan Štampach, foto: Kristýna Maková Las discusiones entre las partes enfrentadas llegaron a tal punto que algunos pusieron en duda las conclusiones del Concilio Vaticano II celebrado en 1959. Convocado por el Papa Juan XXII, el concilio buscó, entre otros asuntos, proporcionar una apertura dialogante con el mundo moderno.

Al referirse a las relaciones con los musulmanes el Concilio fue claro recordó Štampach: ”Si en el transcurso de los siglos surgieron no pocas desavenencias y enemistades entre cristianos y musulmanes, el Sagrado Concilio exhorta a todos a que, olvidando lo pasado, procuren y promuevan unidos la justicia social, los bienes morales, la paz y la libertad para todos los hombres”.

18-08-2016