Disturbios sociales en Eslovaquia podrían provocar la migración de los gitanos

25-02-2004

Los gitanos de Eslovaquia Oriental, que se rebelan contra la drástica reducción de los subsidios sociales, atacaron este martes a la policía. Los expertos checos advierten que en caso de que Eslovaquia no logre controlar los disturbios sociales, los gitanos emigrarán a la República Checa.

Disturbios sociales en Eslovaquia, foto: CTKDisturbios sociales en Eslovaquia, foto: CTK Nadie esperaba que las capas más pobres de la sociedad reaccionaran a las restricciones en el sistema de pago de subsidios sociales saqueando comercios. La situación actual en Eslovaquia no tiene precedentes en Europa Central desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Así evalúa los sucesos la Organización Internacional para la Migración, comparando la revuelta de la etnia gitana en las localidades de Trebi"ov, Cierná nad Tisou y Rimavská Sobota con los disturbios racistas en Los Ángeles, EE. UU., en 1992.

Los expertos checos temen que el agravamiento de la situación en Eslovaquia Oriental obligue a los gitanos a abandonar sus hogares. Su primer, y quizá único destino podría ser la República Checa. Por su parte, el ministro del Interior checo, Stanislav Gross, aumentó el monitoreo de la frontera checo-eslovaca, subrayando que en la actualidad no hace falta aplicar medidas especiales de seguridad.

Disturbios sociales en Eslovaquia, foto: CTKDisturbios sociales en Eslovaquia, foto: CTK "No se trata de reforzar las fronteras. En el momento en que registremos una señal de que grupos de ciudadanos gitanos de Eslovaquia se preparan para entrar en la República Checa, tomaremos las medidas respectivas que nos brinda la ley".

La ley permite exigir, por ejemplo, la presentación de un documento sobre el seguro médico, una cantidad mínima de dinero o una invitación.

La reforma del Gobierno eslovaco redujo la ayuda social que cobraba una familia con cinco hijos a más de la mitad. También el Gabinete checo hizo más rigurosas las condiciones del sistema social. En caso de rechazar un trabajo en beneficio público o no enviar a los hijos a la escuela el desempleado no cobraría nada. Sin embargo, los gitanos checos descartan que se solucione la desfavorable situación social saqueando negocios. Tenemos otra manera de pensar, afirman.

25-02-2004