¡Devuélvannos a nuestros hijos!

14-12-2004

Los esposos cubanos Mayda Arguelles y Liuver Saborit huyeron en julio de 2003 del régimen castrista y solicitaron asilo político en la República Checa. Al abandonar la Isla, los esposos se vieron obligados a dejar en Cuba a sus hijos y las autoridades cubanas se han negado hasta el momento a otorgarles los permisos de salida. Los esposos protestaron este lunes ante la Embajada de Cuba en Praga y están dispuestos a empezar una huelga de hambre en caso de que el régimen castrista no libere a los niños.

Mayda Arguelles (Foto: CTK)Mayda Arguelles (Foto: CTK) "Éramos en Cuba un caso de resistencia civil, pero no pertenecíamos a ningún partido de la oposición". Así dicen Mayda y Liuver. A pesar de ello, tras la ola represiva que hubo en la Isla en marzo de 2003, los esposos sentían miedo de ir a la cárcel y decidieron abandonar Cuba. El régimen los obligó a dejar en la isla a sus hijos. Las autoridades cubanas prometieron que expedirían los permisos de salida a los niños, pero hasta la actualidad no lo han hecho. Los esposos echaron este lunes en el buzón de la Embajada de Cuba una petición, en la que piden la liberación de sus hijos.

"Mi esposa y yo estamos dispuestos a hacer una huelga de hambre si el régimen no libera a los niños. Y el final de este acto lo va a determinar el Gobierno de Castro con la rapidez con que expida o no los permisos de salida de mis hijos. Hasta que mis hijos lleguen aquí, no voy a cesar en mi empeño".

Liuvero Saborit y Mayda Arguelles (Foto: CTK)Liuvero Saborit y Mayda Arguelles (Foto: CTK) Los niños viven con los padres de Mayda en La Habana. Los esposos les llaman una vez a la semana. "Yancarlos, de nueve años de edad, no entiende ¿por qué no puede estar con nosotros?, e Ivana, que tiene dos años, ni siquiera nos reconoce", dice Liuver con desesperación.

"A todos los cubanos que estén en nuestra situación, con niños y familias retenidas y profesionales retenidos en Cuba, que es la nueva variante que adopta el régimen de la Isla, que protesten en cada lugar en cada país donde se encuentren desperdigados, porque somos en estos momentos la mayor diáspora, que digan: ¡No, basta ya! Yo protesto y denuncio lo que está haciendo el régimen cubano con mi familia y con mis hijos. Basta la separación de familias que el régimen ha propiciado".

Mayda y Liuver se dirigieron a la Oficina del Comisario para Refugiados ante la ONU, pidiendo que el régimen castrista cumpla con la declaración internacional del derecho de la infancia, de la cual Cuba es firmante. Pero pasaron meses sin tener respuesta del Gobierno cubano. "Ahora ya no nos quedaremos callados" dice con resolución Liuver.

14-12-2004