Detienen en Noruega a checa que se hacía pasar por niño de 13 años

10-01-2008

Cambiando de identidad y de sexo engañó a las autoridades. Barbora Škrlová, la testigo clave en un caso de maltrato de menores, fue trasladada este miércoles a la República Checa, tras su detención en Noruega.

Barbora Škrlová (a la izquierda) Foto: CTKBarbora Škrlová (a la izquierda) Foto: CTK Hace un año el público checo quedó impactado por un delito de abuso de menores, conocido como “el caso de Kuřim”, ciudad morava donde vivían los niños maltratados Ondřej y Jakub, de siete y diez años. En el caso figuró una mujer de 33 años, Barbora Škrlová, que con el nombre Anička se hacía pasar por la hermanastra de 12 años de los niños afectados. Cuando recién comenzaba la investigación policial, Škrlová desapareció, huyendo al extranjero. En septiembre de 2007 empezó a frecuentar la escuela básica en Noruega, bajo la identidad de un niño de 13 años, llamado Adam. Este miércoles, Škrlová fue detenida por la policía noruega y ha sido enviada de vuelta a la República Checa. La Fiscalía Municipal de Brno la mantendrá en prisión preventiva, según indicó el portavoz Vladimír Kutnohorský.

“La razón para tenerla en prisión preventiva es que su permanencia en el extranjero puede ser considerada como un intento de evitar la persecución penal y, además, existe sospecha de que podría continuar en este comportamiento punitivo”, explicó el portavoz.

Barbora Škrlová en la actualidad (Foto: CTK)Barbora Škrlová en la actualidad (Foto: CTK) Barbora Škrlová es la testigo clave del caso de Kuřim. Los niños maltratados declararon que su hermanastra Anička, en realidad Škrlová, compartía con ellos el encierro en una jaula, que era parte de las torturas practicadas por la madre de los niños, Klára Mauerová, junto con su hermana, Kateřina Mauerová, y probablemente otras personas. Barbora Škrlová, conoció durante sus estudios universitarios a Kateřina Mauerová, quien habría tenido contactos con movimientos sectarios. Cómo ocurrió el cambio de identidad de una mujer adulta a una niña, de Barbora a Anička, no está claro. El psiquiatra Zdeněk Bašný sostiene que debe tratarse de una grave aberración mental.

“Toda la historia de Škrlová está rodeada por un enigma, en el que ella participa de una manera extraña. No existe una clara explicación científica, pero si debiera inclinarme por alguna hipótesis, diría que se trata de una disociación psíquica y perturbación de identidad”, opina el psiquiatra.

Las hermanas Mauer, que maltrataban a los niños Ondřej y Jakub, están en prisión y son investigadas por la policía. Škrlová podría aclarar las dudas que hay en torno al caso de Kuřim. Hay sospechas de que se trató de un extenso movimiento sectario organizado por el padre de Barbora, Josef Škrla. No se sabe si Barbora Škrlová cambió de identidad conscientemente, siendo una participante activa de la secta, o si fue otra víctima. En el caso probablemente está involucrada más gente, que habría ayudado a Škrlová con el cambio de identidad y que sabía del maltrato de los niños de Kuřim.

10-01-2008